Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

понедельник, 25 февраля 2013 г.

GAZETA # 54. Febrero 2013. Artículo 9. LA VOZ DE LA IGLESIA ORTODOXA. ¿Para qué una persona ortodoxa tiene que ir a la iglesia?


Un rezo en la casa, una misa del domingo, una lectura diaria de las Escrituras Sagradas… A veces aquello que antes fue habitual y obvio, deja de hacerlo en otros tiempos.  Las conmociones del siglo veinte que han cambiado la cara de Rusia hasta volverla irreconocible, han roto la conexión entre las generaciones y nosotros, los descendientes y herederos de Santa Rusia, que han perdido su herencia espiritual, ahora nos hacemos muchas preguntas. Alguien que se considera creyente y hasta ortodoxo, está bien satisfecho con solo el hecho de ser bautizado en infancia y cierto sentimiento religioso, en la vida de otros verdaderamente apareció Dios, pero tanto unos como los otros a menudo se preguntan lo mismo: ¿Para qué rezar? ¿Para qué ir a la Iglesia? ¿Para qué necesito la iglesia si tengo “dios” en mi corazón?

Antes que nada, recordemos que el mismo Evangelio atestigua la actitud muy especial de veneración de Cristo hacia el Templo.  Por los sábados Él predicaba y curaba los judíos en las casas de rezo – sinagogas, y en los días de grandes fiestas llegaba a Jerusalén y estaba en el Templo, se alejaba a lugares desiertos para rezar a Su Padre en soledad en otros tiempos.  Igual procedían más tarde Sus alumnos más cercanos – los Apóstoles, especialmente destacando el día cuando Cristo resucitó, el domingo.  Este día todos los cristianos se reunían, realizaban la Liturgia, como legaba Señor, rezaban, se instruían en los mandamientos divinos.

Siguiendo con la tradición apostólica, la Iglesia Ortodoxa honra cada día de domingo, que para nosotros es como una Pascua pequeña, y en todas partes realiza la Liturgia Divina en este día, reuniendo a todos sus hijos alrededor de este gran misterio.  Según la palabra de Cristo, precisamente la participación en la Liturgia llega a ser la garantía de la vida eterna, permite al Dios entrar al corazón de persona, a su alma.  Los misterios que Dios nos da y que se realizan en la Iglesia: el bautizo, la unción, la confesión – resucitan a la persona para la vida nueva, le regalan perdón, consolación y ayuda del Señor en cualquieras circunstancias, lo enseñan rezar e introducen la persona a una realidad espiritual hasta ahora desconocida.

La espiritualidad fuera de la Iglesia cada vez se transforma en encantación (el autoengaño funesto), ya que la espiritualidad personal y también el mundo espiritual, que rodea a la persona, y el mundo espiritual de Dios – no es lo mismo en absoluto.  Según la palabra del Apóstol, precisamente la Iglesia es el pilar y el fundamento de la Verdad, ya que es el Cuerpo misterioso de Cristo.  Precisamente por eso la verdadera vida espiritual que lleva a Cristo es el patrimonio de la Iglesia y de sus hijos.  El que se aleja de la Iglesia y desea “creer dentro del corazón” se aleja de Dios.  ¿Acaso una puede estar casada solo “dentro del corazón” o ser padre “dentro del  corazón”?  ¿Puede la fe en Dios ser una suerte de monólogo, sin atención a la voluntad del Aquel en Quien usted cree?  Al decir que nuestra fe es nuestra cosa personal, ¿creemos en la realidad en Él de quien estamos hablando y a Quién negamos el derecho de interferir en nuestra vida?

El tesoro de la fe apostólica cristiana no solo está guardada con cuidado en la Iglesia Ortodoxa, sino se acrecienta al revelarse en oficios divinos y misterios, al comprender profundamente las Escrituras Sagradas, al revelarse en los santorales de muchísimos santos de la antigüedad y de nuestros días.  La vida litúrgica y oficial de la Iglesia Ortodoxa le permite al creyente acercarse a este don invaluable y hacerse uno mismo el partícipe de la vida eterna y el amor en Cristo.  Precisamente por eso el Templo ortodoxo, como un lugar destinado al oficio divino de manera especial, llega a ser para los creyentes el centro de vida espiritual, y el que desea acercarse a ésta no lo pasaría de lejos.  
 
   Sacerdote Dmitriy Kulakov

Комментариев нет:

Отправить комментарий