Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

пятница, 27 декабря 2013 г.

GAZETA 63. Diciembre 2013. Artículo 5. PERSONAJE DEL MES. Claudio Monge: egresado de la Universidad Estatal Pedagógica de Moscú, catedrático y miembro del gobierno de Costa Rica


Claudio Monge en la UCR

Claudio Monge – historiador, filósofo, pedagogo, poeta y  diputado de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.  Ha cambiado sus tempranos criterios comunistas a los socialistas moderados, pero no ha moderado su pasión: en la silla del parlamento lucha por los tradicionales valores cívicos costarricenses, por la defensa del medio ambiente y contra la corrupción del partido oficialista.

Claudio se fue a la URSS a la edad de 19 años por medio del Partido Vanguardia Popular de Costa Rica. Al principio estudió en Ucrania, pero después, gracias a sus excelentes calificaciones, pudo trasladarse a estudiar en Moscú.  El título con honores en Educación de Historia no fue el límite; ya en su patria, obtuvo una segunda educación superior en la carrera de filología española en la Universidad de Costa Rica; ahí mismo se quedó para impartir clases de educación, pedagogía, filosofía y literatura. Fue decano de la Escuela de Formación Docente y director de la  Editorial de la UCR.  Además, publicó cinco libros de su propia poesía, un libro de cuentos y dos de pedagogía; escribió más de cien artículos en medios nacionales y extranjeros, además fue laureado en cuatro certámenes literarios tanto en Rusia como en Costa Rica.  Pero Claudio no es un típico intelectual, gran parte de su tiempo y  esfuerzos,  desde los años de juventud, los dedica al trabajo comunal y político, lo que al fin lo llevó a la propia cúpula de la sociedad, al parlamento.

-  Don Claudio, háblenos de sus estudios en la Unión Soviética.

-  Nunca podré olvidar esos siete años de mi vida, hablaba ruso sin acento, viajaba por todo el país, trabajaba en construcciones con grupos estudiantiles, recolectaba papas en los campos y buscaba hongos en los bosques, tomaba cerveza con los obreros y viví tres años en familia con mi novia Natasha; hasta le dijimos a los vecinos que era georgiano y se lo creyeron.  ¡Merezco la ciudadanía rusa, de verdad!  ¡Además  canto canciones en ruso!  Pero Natasha y yo nos tuvimos que separar… Muchas lágrimas hemos derramado, pero eso fue el destino: ella era muy patriota y no quería dejar su país, y yo era igual que ella y soñaba con transformar el mío.

Nací en la ciudad de Grecia de la provincia de Alajuela, pero desde niño viví en San José.  La familia era pobre, y tuve que trabajar de jardinero, vendedor de zapatos, cobrador de autobuses, vendedor de lotería… ¡qué no hacía!  Pero al mismo tiempo, no olvidaba los estudios; me gradué de bachillerato en el Liceo Vargas Calvo en 1970.  Desde mis años jóvenes participaba en el trabajo político y fui miembro del partido “Juventud Vanguardista de Costa Rica”.  Por eso después de haber salido de la secundaria, me premiaron con una beca para estudiar en la URSS.   Realicé la preparatoria en Krasnodar donde existía un ambiente excelente para aprender el ruso de manera súper rápida – ¡nadie alrededor mío hablaba español! Luego cursé dos años en la Universidad Estatal “Tarás Shevchenko” en Kiev en la carrera de historia.  Siempre he sido un estudiante ejemplar.  Estudiaba 10 horas diarias sistemáticamente.   Asumí mis estudios con mística y fortaleza revolucionarias: eran una MISIÓN que me dio mi Partido y por la tanto me esforzaba por ser el mejor siempre y en todo.  En vacaciones viajé a Moscú al Congreso del “Komsomol” (Unión de Jóvenes Comunistas).  Allá conocí a Natalia Karpenko ¡y me enamoré de ella “salvajemente”! De inmediato pedí que me trasladasen a la misma universidad donde estaba ella, el Instituto Pedagógico de Moscú “Lenin”, y gracias a mis excelentes calificaciones, accedieron a eso.  En otras palabras, me convertí en educador por amor a Natasha.

-  ¿Qué puede decir del sistema socialista? Algunos dicen que el estado oprimía la libertad personal de la gente.

-  Durante mi vida en la Unión Soviética, me compenetré por completo al sistema socialista, lo comprendí y asimilé su principio general: “de cada cual según su capacidad y a cada cual según su trabajo”.  Bajo el régimen soviético, naturalmente, algunas diferencias sociales persistían, sin embargo las excelentes oportunidades para estudiar y trabajar las compensaban exitosamente. Desde la niñez, estaba acostumbrado al un modesto estilo de vida y me sentí muy bien en Moscú, aun cuando vivíamos en un apartamento compartido entre tres familias.  Jamás vi ninguna “opresión” por parte del estado o el partido y tenía amigos de igual a igual, tanto con la gente rusa como con los soviéticos de todas las repúblicas.

-  ¿En qué trabajaba usted después de haber terminado sus estudios en la URSS?

-  Apenas regresé a la patria, inmediatamente comencé a trabajar como profesor en la Universidad de Costa Rica donde impartía cursos de educación, pedagogía, filosofía  y sociología.  Y ya que siempre tuve inclinación por las letras, escribía poesía y componía cuentos infantiles, por lo que quise también obtener educación en esta área.  Así que entré a estudiar de nuevo, en la Facultad de Letras de la UCR, y me gradué con el título de máster en literatura en el año 1997, también con honores. Después de eso elaboré e implementé el programa de Literatura infantil.  Además, trabajé por un tiempo en la educación secundaria, propiamente en el Instituto Técnico Profesional de San Sebastián (del MEP)  donde impartía a los estudiantes de décimo grado el curso de “Ética Profesional”.  En 2010 oficialmente me jubilé.  Sin embargo, ¡no me retiré del todo!

-  Sí, ya sabemos que en aquel año usted fue elegido diputado al parlamento de Costa Rica, la Asamblea Legislativa.  ¿Cómo logró eso?

-  Como dije, siempre he sido un hombre políticamente activo. En mis años de estudiante fui el Presidente de la Federación Internacional de Estudiantes Latinoamericanos en la Unión Soviética y también presidente de la Federación de Estudiantes Costarricenses.  Al haber regresado a la patria, encabezaba muchas asociaciones escolares, deportivas y ecológicas en el cantón de San Isidro de Heredia donde vivo con mi familia.  Y desde el año 2000, en los mismos inicios del partido “Acción Ciudadana” (PAC), he trabajado en ese partido ya que estoy completamente de acuerdo con su objetivo principal: luchar contra la corrupción.  Es un partido social-demócrata de centro-izquierda que se caracteriza por la filosofía progresista cristiana y en la actualidad, es la segunda fuerza política en Costa Rica que está en la oposición al partido en el poder, Liberación Nacional.  Con su líder Ottón Solís a la cabeza, el partido en los primeros años de su existencia alcanzó un crecimiento increíble y ahora tenemos 11 diputados de los 57 en la Asamblea Legislativa.  Desde los años 2006 al 2010 fui regidor propietario en la Municipalidad de San Isidro y también me eligieron como Presidente del PAC en mi cantón, por lo que después me promovieron al parlamento del país.  Soy un diputado del pueblo, no me nombraron las cúpulas, como sucede a menudo, especialmente en el partido gobernante.  Mi filosofía es una mezcla del materialismo histórico - dialéctico y del cristianismo, voy por la iglesia con rostro humano y por la justicia social.

-  Existe una opinión general sobre los diputados, que no hacen nada y sólo reciben salarios altos a costo del pueblo. ¿Y cómo es en su caso?

-  Sí, existen diputados así, pero no soy de esos.  No me escondo detrás de las espaldas de nadie y no me duermo en las sesiones, a lo contrario, lucho y peleo sin temor, siempre digo lo que pienso, denuncio hechos indignantes cuando suceden en el país, como los desfalcos millonarios en la construcción de la trocha en la frontera con Nicaragua. Cuando la prensa nacional o extranjera quiere obtener información acerca el trabajo político de nuestro partido, siempre me busca como referente.  El trabajo es muy duro y extenuante, mis llamadas telefónicas están intervenidas, la prensa burguesa escribe calumnias contra mí, hasta recibo amenazas directas del propio gabinete de Laura Chinchilla.  Especialmente fuerte fue la lucha contra la transnacional “Industrias Infinito Gold” la que desea realizar la minería de oro en Crucitas, San Carlos (Provincia de Alajuela) y cuyo contrato logramos anular.  Existe una demanda contra mí en la Fiscalía General de la República, pero estoy seguro que el partido me defenderá  hasta lo último y no permitirá que me quiten la inmunidad parlamentaria.  Sin modestia alguna, puedo decir que mi labor ha marcado la vida particular de este gobierno, la hizo el más beligerante en los últimos años, y el pueblo me cataloga como el mejor diputado junto a José María Villalta.

-  Háblenos un poco sobre la política de Costa Rica.

-  A mediados del siglo pasado, en Costa Rica se realizaron muchas reformas sociales y fue un periodo de liberalismo progresivo.  Pero a finales del siglo 20, muchos de los logros democráticos se perdieron y comenzó el ataque del neoliberalismo: dos partidos que se alternaban en el poder, intentaron debilitar el estado y privatizar las instituciones de salud, energía, educación pública, telecomunicaciones, seguros, etc.  Gracias a dios, no lo lograron completamente.  Como reacción a eso, en el 2000 fue creado nuestro Partido de Acción Ciudadana, cuyas consignas principales son: la ética, la transparencia y la rendición de cuentas por sus actos.

Ahora en el país hay cuatro partidos principales: el Partido Liberación Nacional (PLN) –en el poder- de centro-derecha, neoliberal (ex social demócrata), altamente corrompido y destructor de la obra social construida en años pasados;  el Partido Acción Ciudadana (PAC) –de oposición, de centro-izquierda, progresista e innovador, marcado por el voluntariado;  el partido Unidad Social Cristiana (PUSC) – del centro-derecha- ya alejado por completo de sus objetivos anteriores, neoliberal, en los últimos años muy disminuido y abandonado por sus bases;  y el partido Frente Amplio (FA), de izquierda moderada, muy joven y combativo, luchador y patriótico, ahora creciendo  como la espuma.

-  En febrero del año entrante en Costa Rica vienen las elecciones presidenciales de turno; ¿cómo puede caracterizar los candidatos a la presidencia y quién puede ganar, según su opinión?

-  El candidato del partido oficialista PLN Johnny Araya, quien hace poco estaba seguro que pronto sería presidente, en los últimos meses, según diferentes encuestas de opinión pública, no llega ni a los 25%, es un neoliberal corrupto y demagogo.  Luis Guillermo Solís, candidato del PAC, es un gran intelectual y académico, profesor, pero es un político sin experiencia y débil candidato ante la opinión pública. Rodolfo Piza es el candidato del PUSC, un neoliberal demagogo, quien no goza de apoyo popular. José María Villalta es el candidato del FA, un joven carismático, revolucionario y brillante intelectual; en el mes de diciembre, el  23% de los encuestados dijeron que votarían por él.  Al analizar esta alineación de las fuerzas, creo que para elegir el presidente, tendremos una segunda ronda porque nadie obtendrá el 40% necesario para ganar en la primera.  La lucha principal será entre los partidos conservadores de la derecha y una alianza anti-neoliberal encabezada por el Frente Amplio.

-  Leí en su currículum en la página de la Asamblea Legislativa, que usted también fue presidente de la Junta Directiva del Centro Cultural Costarricense Soviético y después de la Casa León Tolstoi.

-  Sí, es cierto, así fue, y realizamos un gran trabajo cultural y político, hasta llegamos a competir con el Instituto Cultural Costarricense Norteamericano de igual a igual.  Había intercambio de artistas, biblioteca maravillosa, hemeroteca, colección musical y visual, conferencias con lo mejor de la intelectualidad costarricense, obras teatrales, conciertos. Luego de la Perestroika todo se esfumó, muchas cosas y obras valiosas desaparecieron… La casa era alquilada y ahora por alguna razón es propiedad de la Asamblea Legislativa y es llamada “La Casa Rusa”, usada como oficina de los diputados del Partido que gobierna.  Hoy nos queda sólo mirar videos de nostalgia.

-  Don Claudio, y por último, ¿qué puede decir sobre las relaciones entre Costa Rica y Rusia en la actualidad?

-  Las relaciones ahora están muy disminuidas, había más presencia de Rusia y su cultura durante la época soviética. Es lástima que abandonaron a los profesionales formados en Rusia, desaprovechando una fuerza muy relevante en Costa Rica ya que los egresados divulgan la verdad sobre Rusia.  Realicé algún intento de acercamiento con la embajada y sentí que no les interesaba. Me parece que establecieron contactos con gentes “light” ticas y se dedicaron a la vida social sin “contaminación” política.  Rusia merece que la tomen en cuenta en Costa Rica, pero para eso debe competir con los gringos y los chinos a nivel nacional, dejarse de paños tibios y competir también por el cariño del pueblo tico. El único camino es  desarrollar más programas de cooperación bilateral, tangibles para todos y visibles en obras concretas.


Claudio con 19 años, en Kiev



Con María Eugenia Dengo



Claudio de 19 años, en Ucrania



Reunión en la Casa de Amistad de los Pueblos, Moscú

Natalia


Комментариев нет:

Отправить комментарий