Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

пятница, 11 апреля 2014 г.

GAZETA 66. Marzo 2013. Artículo 5. PERSONAJE DEL MES. Olga Gardela – una persona feliz


Olga creció en una familia próspera, se casó con un hombre inteligente, bueno y trabajador y tuvo suerte de conseguir un empleo en su profesión.  En los últimos años se hizo  conocida entre nuestros compatriotas como traductora ruso-español y español-ruso.  Como ella misma dice, Olga tiene todas las razones para considerarse una persona feliz.

Hace tiempo Olga tradujo gratuitamente diferentes certificaciones para nuestro periódico “Gazeta Rusa” y por eso le estamos muy agradecidos.  Muchos compatriotas la conocen como una persona muy agradable y solidaria, de buena gana da consejos y ayuda a los recién llegados.

-  Olga, cuéntenos un poco sobre su niñez.

-  Nací y crecí en la ciudad sureña de Rostov del Don. Mi familia proviene de los cosacos del Don, por eso soy amante de libertad.  Tuve una niñez muy feliz, crecí en una familia próspera, tengo un hermano.  Mis padres trabajaban en una planta química, los dos eran tecnólogos.  Siempre estudiaba muy bien, me gradué del colegio con sólo una “4” (equivalente a un “80”) y de una vez entré a la Universidad Estatal de Rostov en la carrera de economía con énfasis en modelos informáticos.  Ahí mismo conocí a Fernando.

-  ¿Cómo asimilaron sus padres que su hija se hizo de un novio extranjero?

-  Al principio no estaban muy contentos, por supuesto, pero después, cuando conocieron a Fernando, lo llegaron a amar mucho.  Fernando los encantó con su trato respetuoso y cuidadoso conmigo, así lo educaron sus padres.  En la boda dio una promesa solemne de hacer a su esposa (o sea, a mí) feliz; ¡y lo cumplió!  Fernando, es un esposo maravilloso: es inteligente, aplicado, serio.  Después de haber terminado la carrera básica en la universidad se quedó a hacer el postgrado.  En total, vivió 10 años en Rusia.

-  ¿Entonces, ya han vivido en Rusia como familia por largo tiempo?

-  Sí, me gradué de la universidad y de una vez entré a trabajar.  Mi primer trabajo fue muy interesante, hasta ahora lo recuerdo con emoción, estábamos laborando en un grupo muy unido, haciendo investigaciones científicas en el Instituto de Mecánica y Matemática Aplicada adjunto a la Universidad, en el Departamento de Métodos Matemáticos en Economía y Ecología.  Hacíamos modelos cibernéticos de desarrollo económico y procesos de naturaleza, usábamos computadoras viejas ES (sistema unido, por las siglas en ruso), escribíamos programas para ellos.  Ahora eso ya no se usa, por supuesto, ya que todos los programas que se usan están listos.  He trabajado en esta institución casi cinco años y ya había comenzado a escribir la tesis doctoral.  Cuando Fernando se graduó y terminó sus estudios por completo, no quería irme, pero tuve que hacer la elección.  Me puse a pensar… es que el colaborador científico menor ganaba en la URSS apenas 120 rublos ( $ 120) por mes… Dejé todo y me fui para Costa Rica con mi esposo.  Eso fue en el año de 1986.  Bueno, ya había visitado antes Costa Rica, en el año 1983.  Fue nuestro viaje de bodas y me había enamorado de este país.

-  Muchos de nuestros compatriotas han sufrido grandes penurias hasta que se establecieron en el nuevo lugar.  ¿Y cómo les fue a ustedes?

-  No, no tengo en mis recuerdos alguna dificultad en especial.  Siempre hemos vivido muy bien. Fernando de una vez encontró muy buen empleo, como Director financiero en el PANI y luego en el Ministerio de Hacienda.  Yo también encontré rápidamente el trabajo en mi especialidad, ya que el idioma de la computación es universal y además, la educación superior en la entonces Unión Soviética, era muy calificada en todas las especialidades.  En Costa Rica aprendí sola a usar las computadoras personales que  diferían mucho de las nuestras, las rusas.  Trabaje en diferentes empresas privadas y después, también en la Dirección General de Aduanas, en un puesto administrativo. 

-  ¿Y cómo pudo dominar el idioma español tan perfectamente que logró obtener una licencia de traductor oficial?

-  Aun en Rusia, comencé a asistir a clases privadas de español.  Y, aunque estudiaba sin mucho esfuerzo, cierta base ya se formó.  Aquí aprendí el idioma bien, por supuesto, con mucha práctica.  Al principio me costó recordar gran cantidad de palabras y términos, sucedían unos casos divertidos.  Por ejemplo, al paso montañoso “Monte de Aguacate” por alguna razón, ¡siempre le decía “guacamole”!  Me gustan mucho las lenguas extranjeras y además de español, también hablo inglés, francés y portugués.  Bueno, no a nivel tan alto.  Y lo de la licencia de traductora, fue totalmente casual.  Un día, un compañero de trabajo decidió ir a hacer el examen para obtener la licencia de traductor oficial, en idioma inglés, y  fui a acompañarlo, me apunté para el examen de lengua rusa, por simple interés personal.  Él perdió el examen y yo lo gané y obtuve la licencia del traductor oficial, registrado en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica.  Este trabajo ahora se ha convertido en los últimos años como actividad principal para mí.   Es un trabajo irregular, a veces tengo muy poco y a veces todo un montón se viene encima.  Por ejemplo, ahora acaba de terminar de traducir muchos documentos para los jóvenes costarricenses que desean ir a estudiar a Rusia, tenían que presentar todo a la embajada de Rusia hasta finales de marzo y el tiempo apremiaba.  Así que tuve que trabajar sin parar, hasta muy tarde de la noche, para ayudar a los muchachos.  La embajada rusa cada año da unas diez becas para diferentes universidades del país. Muchos estudiantes eligen carreras de música, artes o medicina.  Este trabajo me gusta, es tranquilo y me permite laborar sin salir de la casa.

-  ¿Y sus padres? No se pasaron a vivir en Costa Rica con usted?

- Mis padres, lamentablemente, murieron a edad temprana, no llegaron a los 70 años.  Evidentemente, sus actividades laborales por muchos años en la producción química dañaron mucho su salud.  Todos sus amigos y compañeros también enfrentaron esa mala suerte… Pero estoy feliz porque ellos pudieron visitar a nosotros en el año 1991 y conocer Costa Rica. Les gustó mucho el país.  

- ¿Qué amigos tiene usted?

-  Tengo muchas amigas, de todas las nacionalidades.  En nuestra urbanización “El Solar”,  viven muchos extranjeros.  Mi mejor amiga es una pintora alemana, nos vemos muy seguido, nos visitamos una a la otra para tomar el té.  También hay una eslovaca y una mexicana.  Por supuesto, también tengo amigos rusos. 

-  ¿Qué le gusta más en Costa Rica?

-  Me gusta todo aquí.  En primer lugar, por supuesto, el excelente clima. También la gente es muy agradable.  Me gustan los costarricenses porque son alegres, llenos de vida y muy respetuosos con la gente de otras culturas.  No “se meten” con uno con consejos inoportunos, no te enseñan cómo vivir, lo que a menudo hacen nuestros compatriotas.  Por supuesto, aquí también hay algunos problemas, pero no hago una tragedia de eso.  Existe gente que todo el tiempo se desgastan criticando los defectos, pero no soy una de esas.

-  En las redes sociales hace poco aparecieron unas  fotos suyas con Fernando en Brasil, y no hace mucho vi unas en Paris…

-  Sí, nos encanta viajar.  Hemos paseado por muchos países de América Latina y también de Europa.  Me gustan todos los países, por todo lado uno puede ver lugares de belleza increíble y muy interesante.  En Perú fuimos a Machu Picchu, es un espectáculo fascinante.  También me acuerdo de un acantilado muy profundo, es el Valle de Colca, donde viven Cóndores. Hemos visto cómo estas gigantescas criaturas (hasta cuesta mucho llamarlos ‘pájaros’) salen volando por la mañana, planeando con sus inmensas alas en las corrientes ascendentes del aire.  Me enamoré de Paris, hemos caminado allá por casi todo el centro de la ciudad y hemos probado algunos platillos en muchos restaurantes.  Nunca me olvido del mar, de color turquesa en Grecia. Nuestro próximo viaje planeado será  a China, en julio, si Dios Quiere, como dicen los Ticos.  Mi sueño es viajar por todo el mundo.  Los viajes me dan sabor a la vida, es mi “vicio”.

-  ¿Y qué comen ustedes? Platos de cocina rusa o costarricense?

-  En general, comemos un poco de todo, me gusta cocinar, pero no en cantidades grandes.  Me gusta hornear carne o pescado.  Pero, soy bastante indiferente con el arroz y los frijoles.

-  Olga, en su casa, todas las paredes están cubiertas con pinturas multicolores…

-  Sí, los últimos años me he apasionado con la pintura.  Me gusta dibujar desde niña, lo traigo por parte de mi padre, a él le gustaba dibujar y fue un excelente fotógrafo.  Yo también tomo buenas fotografías.  No tengo educación especial artística, pinto para mí, como un hobby.  Pero a la gente le gustan mis pinturas y las compran.  Otra, mi actividad favorita es la lectura.  Y cada día sin falta voy al gimnasio para practicar diferentes ejercicios físicos, aeróbicos  y bailes.

-  Olga, y la última pregunta “filosófica”: ¿qué es lo más importante en la vida para usted?

-  Lo más importante es ser feliz y hacer felices a aquellos que pueda.  Vivir en paz conmigo misma y con los que me rodean.







Комментариев нет:

Отправить комментарий