Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

суббота, 11 сентября 2010 г.

GAZETA # 26. Agosto 2010. ARTICULO 4. ARTEM: DEL POLO NORTE HACIA EL SUR, A COSTA RICA

Su padre lo llevó al Polo Norte cuando él tenía 14 años, a la Antártida cuando tenía 15, después lo trajo a Costa Rica y lo dejó solo cuando tenía 18.



Artem es un muchacho rubio de ojos azules y barba pequeña, de voz grave y risa de niño. Sabe hornear pizzas y panecillos dulces, cocinar comida caribeña y paella española. También sabe esculpir, dibujar, fabricar muebles y programar computadoras. Este ruso es famoso en toda Heredia, todos le agradecen por el buen servicio y le mandan saludos por Facebook, y las muchachas hacen fila para tomarse fotos con él. Para conocerlo en persona, hay que visitar el restaurante español “Luna de Valencia”, donde Artem, con su sonrisa radiante, da un excelente servicio a los clientes.

̶ Artem, ¿cómo llegó usted a Costa Rica?

̶ Tengo un padre incansable, Vitali Fálin. Me trajo aquí cuando fui adolescente. Él viaja del Polo Norte al Polo Sur, de Asia a Rusia, de Europa a América, todo el tiempo hace planes colosales, cambia de mujeres…

̶ ¿Tuvo muchas esposas?

̶ Mi madre fue la número dos, pero apenas nací, él ya había comenzado una relación con otra mujer, y desde los 2 años me quedé solo con mi madre. Pronto mi padre se casó con Tamara y su hija Cristina es sólo un año menor que yo. Pero él ama a todos sus hijos, todos somos muy buenos amigos y mantenemos un contacto permanente entre nosotros. Mi padre, Tamara y Cristina vinieron a Costa Rica por primera vez en el año 1993, pero después decidieron moverse a la Argentina. Él regresó a Rusia por un tiempo para conseguir dinero, y en su segundo viaje me trajo aquí. En esos tiempos Rusia estaba en una crisis político-económica muy fuerte, había una revuelta contra el gobierno y disturbios en Moscú. Por eso nos decidimos a emigrar. Al fin y al cabo ellos no lograron nada en América y regresaron a Rusia, pero yo no quise irme y me quedé solo.

̶ ¿A dónde más le llevó su padre?

̶ Cuando yo tenía 14 años, con unos socios organizó una excursión hacia el Polo Norte para turistas norteamericanos adinerados. Nos llevaron vía aérea a la costa del Océano Ártico, después cambiaron de avión y fuimos al Polo donde ellos se tiraron en paracaídas. Sobre el hielo les esperaba toda una aldea: tiendas de campaña con todas las comodidades, hasta un restaurante tenían montado. Yo no sólo andaba allá de paseo, sino que trabajaba: en un quiosco les vendía a los turistas diferentes frutas, chocolates, bebidas y recuerdos y… me gané 40 dólares. Ahora eso es poca cosa, pero en aquellos tiempos me parecía toda una fortuna. El año siguiente mí padre y yo visitamos Argentina y en Chile estuvimos hasta en la ciudad de Punta Arenas. Allá él organizó una expedición al Polo Sur, pero no llegué hasta allá, sólo estuve en la base británica “Patriot Hill” durante cuatro horas.

̶ ¿Cuál fue su primera impresión de Costa Rica?

̶ Después de Argentina y Chile, me pareció todo muy similar. En Costa Rica me gustó mucho la naturaleza tropical… Amo la naturaleza.

̶ ¿Y cómo logró usted solo sobrevivir aquí a es edad, tan joven?

̶ Llegué a Costa Rica a los 17 años y pronto cumplí 18. Cuando Tamara decidió regresar a Rusia, no quise irme, para esto tiempo ya me volví mayor de edad y tenía el derecho de vivir solo. Me adapté muy rápido ya que por mi personalidad, tengo facilidad al relacionarme con todo tipo de gente, eso lo tengo de mi padre. Conocí a Roxana y Esmeralda, hermanas de 20 y 21 años, ellas también se quedaron solas: su madre Elena (una rusa) se fue a Moscú para siempre y se llevó consigo su tercera hermana menor, Olesia. Entre los tres, alquilamos una casa en San Francisco, me acostumbré rápidamente a la vida de aquí y conseguí trabajo. Al principio laboré en una marisquería llamada “Limón Limón”: lavaba los platos, aprendí a cocinar comida caribeña y a los seis meses me transformé en “chef”. Desde niño me gusta cocinar, cuando vivía aquí con Tamara, cada mañana horneaba panecillos para toda la familia. Después el dueño, un colombiano, tuvo problemas con la Interpol y debió regresar a Colombia. Me pidió que me fuese con él, pero me negué. Después conocí a un español que hacía pizzas. A los dos meses ya sabía hacer masa y hornear pizzas, pero su negocio, un bar, también cerró.

̶ ¿Sus padres le enviaban dinero?

̶ Sí, mi madre me mandaba un poco el que me alcanzaba para vivir. Y a veces lo sigue haciendo! Pero mi padre, no, nunca me mandó nada. Me ayudaban mis amigos costarricenses. Una vez uno de ellos me presentó con una familia costarricense: la madre era profesora y el padre abogado, tenían tres hijos. Me invitaron a vivir con ellos, y estuve allá durante ocho años. Era allá algo como el mayordomo ó niñera, cuidaba los niños, los llevaba a diferentes clases. Mientras vivía con esta familia aprendí el español muy bien.

̶ ¿Y entre la gente rusa, alguien le ayudaba?

̶ Sí, me ayudó mucho Natalia de Santa Bárbara y me colocó en un buen trabajo. La había conocido en un servicio religioso ortodoxo cuando organizaban misas en la casa de Elena, la madre de Esmeralda. A veces el sacerdote de Miami, el Padre Daniel, llegaba con ellos. Él me bautizó. Natalia sabía que yo estaba buscando trabajo para los fines de semana, y por dicha se encontró cerca de aquí un restaurante español que estaba abierto sólo de jueves a domingo. Natalia conocía al dueño y me recomendó, así me incorporé a este restaurante “Luna de Valencia”, en el año 1998, y desde aquel tiempo trabajo allí. Durante varios años seguí viviendo con el abogado y su familia, a la vez que trabajaba en dos lugares, pero al cabo de algún tiempo me pasé a vivir solo. Alquilé una casa en Mercedes Norte donde vivo en la actualidad.

̶ ¿Le pagan bien?

̶ Sí, normalmente gano unos $ 300 por semana más propinas, aunque a veces es menos. Ahora ya me ascendieron y ahí: trabajo en el salón, también en la caja y atiendo en las recepciones. Este restaurante es especial, exótico, todos los platos son de Valencia, una provincia de España. El dueño usa las recetas tradicionales de su madre. Su plato especial es paella, el típico platillo español. Pero en este lugar también se hacen conciertos, diferentes concursos, actos de caridad además de que patrocinan el hogar infantil “EL AMIGO” que se encuentra en Moravia (distrito de San José). Este restaurante es muy popular, hay que reservar una mesa con dos semanas de anticipación. Serví a don Oscar Arias y a don Miguel Ángel Rodríguez; aquí despedimos a la selección de Costa Rica cuando se fueron a los juegos olímpicos. Todos los ministros actuales vienen con nosotros a comer cada semana. Aunque los precios, por supuesto, no son baratos: una porción vale por lo menos ₵ 5 500, y la cena en promedio sale en ₵ 12 000 por persona.

̶ ¿Puede revelar el secreto de cómo se hace la paella?

̶ En realidad la palabra “paella” significa una especie de sartén muy grande y honda que se usa para hacer este plato. Primero que nada hay que hacer una buena sustancia de carne o pescado. Cuando está lista, se echa un poco al sartén y se agregan los mariscos. Cuando la sustancia comienza a hervir, viertes el arroz, y mientras se está cocinando, no se lo puede tocar. El arroz se levanta y se seca, entonces, 15 minutos antes de terminar de cocinar, agregas pedacitos de pescado crudo, camarones, conchas, chile dulce. Por encima, hay que decorar la paella con hierbas, sin falta. Todo el tiempo de preparación es de 45 minutos. Si usted quiere intentar de hacer paella, entonces en la tienda “Equipos Nieto” en San José Centro, por la parada de Tibás, usted puede comprar todo el equipo.

̶ Entonces, ¿ya ha escogido la profesión de su vida? No piensa en estudiar?

̶ Sí, me gradué en los cursos de “bárman”. Pero en realidad, quiero trabajar con computadoras, ya que estudié informática durante medio año en un instituto. También quiero estudiar diseño de interiores y además, sé hacer muebles. Es posible que me meta en negocios ó en turismo. Pero no puedo dejar mi empleo: estoy ahorrando dinero para comprar mi propia casa y ya después voy a comprar un carro.

̶ ¿Cuántos años tiene usted? No piensa en casarse?

̶ Ahora tengo 30 años. Tenía una novia, pero ahora no. Por el momento no tengo planes de casarme.

̶ ¿No olvida la lengua materna? Se relaciona con la gente rusa?

̶ No, ni pienso en olvidar la lengua rusa, en mi corazón siempre soy ruso, aunque viva donde sea, por ejemplo en Canadá, si es que se encuentre un buen trabajo allí. Me relaciono con rusos, uno de mis buenos amigos es Alexey Calderón. Lamentablemente no tengo mucho tiempo para socializar, no puedo asistir al servicio religioso ortodoxo porque siempre trabajo los domingos.

̶ ¿No planea regresar a Rusia?

̶ Estoy planeando ir a Moscú por un mes ó seis semanas, para ver cómo son las cosas por allí, ver a mis viejos amigos y tramitar algunos papeles necesarios. Quiero intentar hacer una empresa para trabajar en común.

̶ Artem, le deseo muchos éxitos en todas sus iniciativas. Estoy segura que todo le va a salir bien: no es cualquier adolescente el que puede soportar un ritmo de vida tan intenso, sin desviarse. Creo que usted puede servir de buen ejemplo para muchos.

Комментариев нет:

Отправить комментарий