Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

понедельник, 31 января 2011 г.

GAZETA # 29. Enero 2011. Artículo 5. Personaje del mes. RODRIGO ALVARADO - A LA VANGUARDIA DE LA CIENCIA

     Nuestro visitante es un humilde egresado de la Universidad de Rusia de la Amistad de los Pueblos, uno de tantos, pero “no crea lo que ven sus ojos”.  En realidad, este doctor en fisicomatemática, subdirector del Centro de Investigaciones Espaciales de la Universidad de Costa Rica se dedica a problemas científicos de los más complicados – en su agenda están temas como el origen del Universo, la gravitación y la velocidad de la luz.  Ya casi sabe cómo viajar en el tiempo…

  

Rodrigo Alvarado vive en una pequeña casita en Heredia, a la par del Paseo de las Flores – todos los días va allá a pie con su esposa Nadezhda.  Tienen dos hijos y por eso la casita ya se les hizo pequeña por lo que Nadezhda sueña con pasarse a otra casa más grande.  Pero a él le cuesta pensar en esos temas cotidianos: en su cabeza están unas ecuaciones súper complicadas de largo kilometraje, números en potencias con centenas de dígitos,  y su pensamiento se va volando muy lejos de la Tierra: allá donde está lo infinito del Universo, a las galaxias resplandecientes y al Big Bang que lo atrae con su eterno misterio…..

-    Rodrigo, ¿por qué usted decidió ser físico?
-    Desde niño me entusiasmé por la física y a partir del noveno grado decidí firmemente unir mi vida con esta ciencia.  Para mí no existía ninguna otra profesión, y cuando estaba haciendo la matrícula para ingresar a la UCR y tenía que indicar alguna otra carrera – por las reglas de la universidad – no pude inventar nada más.

-    Está claro que cuando se le ofreció la oportunidad de ir a estudiar en Rusia, usted no dudó ni un solo minuto.
-    Por su puesto, para mí era claro que el estado soviético invertía más recursos en el desarrollo de la física y por lo tanto los conocimientos resultarían ser, de alguna manera, más avanzados en Moscú.  Estudié en la UCR un año, llevé los estudios generales y otros cursos, pero por el trabajo, no logré estudiar ningún curso de física, ni matemática.  En ese entonces era miembro de la Juventud Vanguardista, y con su recomendación pude obtener una beca para estudiar en la Universidad de la Amistad de los Pueblos llamada la Patricio Lumumba, la que ahora se llama RUDN.

-    Matemática y física son materias más complicadas aún para uno que estudia en su propio idioma.  Imagino que le fue muy difícil en Moscú.
-    Por lo general, resolver problemas matemáticos para uno a que le gusta, es puro placer.   Pero nos daban tanta tarea para hacer en casa que era casi imposible cumplir con todo.  Por eso a menudo tuvimos que estar estudiando hasta las 2 – 3 de la mañana.  Todos mis compañeros de la carrera estudiaban así, y nadie copiaba las tareas, era vergonzoso hacer trampas.  Sí, al principio fue muy difícil, pero después me acostumbré.  Tenía muy buenas relaciones con estudiantes rusos, todos me respetaban y ¡no me pusieron ni un solo apodo!

-    ¿Cuántos años estudió en Rusia?
-    En total, estudié 9 años y medio, desde el año 1986 y hasta 1995:  terminé maestría, después la “aspirantura” (postgrado) y sostuve la tesis del “candidato”;  después aquí me reconocieron el título como un PhD – doctorado.  En todo este tiempo sólo tres veces visité mi patria;  después de graduarme de maestría, me tocó esperar por cinco meses viviendo aquí mientras estaba haciendo el trámite, para ingresar al postgrado en Moscú. 

-     ¿Conoció a Nadezhda en Moscú?
-    Sí, pero no desde el principio, sino cuando ya estaba en el postgrado.  Antes tenía otra esposa, peruana.  Terminó sus estudios y se fue a España, no pudo quedarse viviendo en Rusia, por eso nos divorciamos.  No tuvimos hijos.  Y con Nadezhda formamos una familia: el hijo mayor nació en Moscú y el menor – aquí en Costa Rica.

-    ¿Puede recordar algún episodio interesante de su vida estudiantil?
-    Cuando todavía estaba en la Facultad Preparatoria, en el invierno del 1986, la temperatura exterior  era de – 40°C aproximadamente: todas las tuberías se reventaron, la calefacción no funcionaba, todo eso duró dos días, y la temperatura dentro de  las habitaciones de la residencia estudiantil bajó a menos de cero.  Fui a visitar a mi vecino, un estudiante de África, y vi un cuadro muy raro: el muchacho estaba completamente vestido, como si estuviese en la calle: abrigo, gorro, bufanda,  botas,  guantes… Estaba acostado en la cama, cubierto con varias cobijas.  “Que dicha que viniste – dijo muy alegre – tengo sueño, pero hace mucho frío!  ¿Puedes ponerme encima un colchón?”  Así lo hice y  así se durmió, ¡como un sándwich, entre dos colchones!

-    Sí, ¡gracias a Dios en Costa Rica nunca hace tanto frío!  Y aquí, ¿usted se integró inmediatamente a trabajar en la universidad, sin ningún problema?
-    Exacto, apenas regresé, a los quince días me incorporé a trabajar como profesor en la Universidad de Costa Rica.  Ahora tengo cuatro cursos, de los cuales dos son de maestría.  Disfruto mucho trabajando, para mí enseñar mi materia favorita es un placer día tras día.  Me alegra que puedo colaborar en elevar el nivel del desarrollo de la ciencia en Costa Rica transmitiéndoles a las nuevas generaciones todos los conocimientos que recibí en Rusia.  Mis cursos favoritos son la “Relatividad General” I y II, pues los disfruto así como también mis alumnos.  Además, colaboro en el CINESPA (Centro de Investigaciones Espaciales) de la Universidad donde me desempeño como subdirector.  ¡Hasta tenemos un planetario!  Lo administra Leila Taliashvili, su compatriota de Georgia.

-    La teoría de relatividad de Einstein ya tiene 100 años.  ¿No perdió actualidad?
-    Para nada.  Al contrario, cada día los físicos encuentran más y más pruebas que esta teoría es verdadera.  Las hipótesis que han aparecido últimamente tratan de unificar la teoría de Einstein y la mecánica cuántica, pero todavía no tienen muchos logros.  También hay otras hipótesis del orden del Universo, muy originales, como por ejemplo, la teoría de las cuerdas y otras.  Pero hasta ahora sólo son hipótesis.

-    Alguna gente piensa que la teoría de las cuerdas comprueba la existencia de Dios.
-    No creo que haya alguna razón de comprobar la existencia de Dios científicamente,  tratando de unir la religión y la ciencia.  Aunque en la antigüedad, andaban de la mano,  Kepler, Galileo y otros grandes científicos eran personas muy creyentes.  Consideraban que tenían que estudiar el Universo para llegar a conocer Dios.  En la actualidad existe una corriente religiosa en la ciencia, principalmente entre los judíos ortodoxos: creen que las diez esferas de la Cábala son idénticos a las diez dimensiones en el Universo.  Por ahora solo conocemos cuatro dimensiones.

-    ¿En general, cómo está el nivel de desarrollo científico en Costa Rica, según usted?
-    Considero que está bastante bueno, tomando en cuenta el déficit crónico de financiamiento estatal que padece la ciencia nacional.  Los recursos principalmente vienen del presupuesto estatal – tanto por medio de la universidad (por parte del Ministerio de la Educación Pública), como directamente del Ministerio de Ciencia y Tecnología;  hay muy poca colaboración de patrocinadores privados.  Somos pocos los físicos con el grado de doctorado, no más que 40 a 45 personas, y algunos la mayor parte del tiempo trabajan en la física teórica por su cuenta, en forma solitaria.  Otra cosa, de la rama experimental de la ciencia: en la universidad tenemos varios grupos que se ocupan de investigaciones aplicadas y tienen muy buenos éxitos.  Un grupo constituido por Daniel Azofeifa, Arturo Ramírez, Nevil Clark y otros hacen investigaciones en el campo de la física de estado sólido: trabajan  las nano-tecnologías.  Estas tecnologías tienen un gran futuro ya que al usarlas podemos obtener nuevos materiales para la construcción, computadoras y hasta para la belleza.  Otro grupo constituido por Guillermo Loría, Patricia Mora, Ralph García y otros se ocupa de la física nuclear, es decir la prevención a la población de la radioactividad elevada.  También hay un grupo que se dedica a la astrofísica: Francisco Frutos, Leila Taliashvili, Marco Barrantes y otros.  Entre el personal científico de nuestra universidad hay muchos egresados de la Unión Soviética y Rusia.

-    ¿Cuál es la diferencia principal entre las escuelas científicas rusa y americana?
-    La diferencia está en el mismo enfoque científico.  Sólo en Rusia existe esta forma estricta de demostrar cualquier cosa, comenzando desde cero hasta llegar a las ecuaciones que rigen las leyes de la naturaleza.  Con razón, los filósofos antiguos solían asegurar que “la práctica sin teoría está ciega y la teoría sin práctica está muerta”.  Otras escuelas comienzan utilizando la ley y después ven cómo comprobarlo.  

-    ¿Y qué piensa usted de Franklin Chang?
-    Es un físico bastante bueno en la parte experimental, lo respeto mucho por ser tan valiente: por el bien de la ciencia ha arriesgado su vida más de una vez cuando se iba al espacio.  Su motor de plasma tiene un gran futuro. 

-    Rodrigo, seguramente usted no sólo enseña, sino también hace investigaciones científicas. Cuéntenos un poco de eso, por favor.
-    Sí, trabajo principalmente en dos tipos de investigación, en modelos teóricos cosmológicos no-standard, y en la búsqueda de soluciones exactas a las ecuaciones de Einstein, tanto dentro de cuerpos celestes como fuera de estos, de manera que con los modelos obtenidos a través de dichas soluciones se pueda llegar a determinar el campo gravitacional de tal ó cual cuerpo astral – sea una estrella ó toda una galaxia - y  su influencia sobre su densidad volumétrica.  Para el día de hoy tengo unos 26 artículos científicos publicados.  Ahora estoy trabajando en dos artículos que en los próximos días mandaré a “Journal of Mathematical Physics”. Uno de ellos trata de un haz de luz y la forma en que éste puede curvar el espacio-tiempo; lo interesante del trabajo es, que es posible crear curvas cerradas del tipo tiempo, que son la base científica para considerar la posibilidad de viajes en el tiempo;  la parte triste es que sería necesario utilizar toda la energía del Sistema solar, para abrir una pequeña ventana durante un octavo de segundo.  Por lo general trabajo en la casa y por la Internet; mi favorito sitio científico es http://arxiv.org/, es de la NASA. A veces asisto a los simposios y congresos.  Hace unos cuantos años visité un congreso en Honduras y también estaré en el Congreso Latinoamericano de Geofísica dedicado a los estudios solares que será este año en Costa Rica y se llevará a cabo en el Hotel de Punta Leona;  voy a participar, pero no cómo ponente sino como organizador.

-      Y lo último: sobre sus estudiantes. ¿Les cuenta sobre Rusia?
Por su puesto, les gusta mucho escuchar mis relatos acerca de cómo pasábamos los quices
y exámenes.  Aquí son sólo escritos.  En cambio, allá uno tenía que primero pasar el famoso “zachot” (quiz) que equivale a un examen de aquí, además no sólo resolver un 70% ó 80% de problemas, ¡sino todo un cien!  Y sólo después de aprobarlo el estudiante tenía el derecho de ir al examen, que era oral…..    Aquí tengo unos estudiantes excelentes  y también no tan buenos, con perecilla, como siempre sucede.  Una vez, enseñándoles el tema de energía, en un curso de Física para Medicina, les pregunté: “Si un gato sube a un árbol, físicamente habrá adquirido un incremento en........? La respuesta esperada era “energía potencial”, y un  alumno contestó: “un incremento en su temblor ya que se aumenta su MIEDO”!!!

Комментариев нет:

Отправить комментарий