Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

воскресенье, 6 ноября 2011 г.

GAZETA # 38. Octubre 2011. Artículo 6. Vladímir Katchan invita a la playa


En la costa pacífica de Costa Rica, a dos horas de camino de la capital, Vladimir Katchán construyó su paraíso tropical: tiene cabinas, un hermoso jardín lleno de flores inimaginables, pájaros, lagartos y mariposas, tiene una piscina y ¡hasta un barco de verdad! – el que usa como restaurante.  Y todo eso está a cinco minutos de una playa lisa y limpia y muy cerca de la carretera principal.  Vladimir cree que encontró un punto estratégico.  Recibe a sus huéspedes junto con su esposa Tamara, los acomoda en lindos cuartos amueblados, y para la cena ofrece un pescado sabrosísimo, recién  sacado del mar.  Después los invita a la piscina, y para los amantes de baño sauna, hace masajes sanadores según las reglas de la ciencia: con aceites aromáticos e hierbas.  Vladimir asegura que no le costó demasiado caro construir todo eso.  Es verdad que allá casi todo está hecho a su propia mano.


Una tercera parte de nuestros compatriotas anhela el sueño de construir cabinas en la playa en un país tropical y vivir como un rey, todo el año disfrutando de las olas cálidas del mar y meciéndose en una hamaca bajo las palmeras.  Pero no todos lo logran ni mucho menos.  Vladimir Katchán sí pudo realizar su proyecto: construyó un pequeño paraíso tropical en la Playa Esterillos – a 24 km al este de Jacó.

-  Vladimir ¿cómo logró hacer unas cabinas tan bonitas en la playa?
-  Es una empresa bastante seria y requiere inversiones.  No tanto finanzas como trabajo.  Por supuesto, un capital bien grande sería muy oportuno.  Pero como no lo tenía, tuve que trabajar yo mismo. Por dicha, me gusta mucho hacerlo, ya que nadie te construirá tan bien como puedes hacerlo con tus propias manos.  Casi todo lo que ustedes ven (excepto el edificio principal) lo hice yo de manera artesanal: el muro exterior, las camas, la sauna, planté el jardín, y ahora estoy haciendo un sendero de piedras hacia el rancho.  Escogí el punto estratégico: la Playa Esterillos está un poco más lejos que los principales balnearios de moda, pero no tan lejos como para que uno no quiera ir: por el camino nuevo de Orotina se llega aquí en dos horas.  Este lote está ubicado muy cerca de la carretera costanera y a cinco minutos a pie de la playa.  Pero para bajar el precio aún más, escogí este terreno en el bajío, este lote estaba todo cubierto de malezas.  “¿Para qué compró este pantano? – preguntaban los vecinos sorprendidos.  Es verdad, ¡tuve que traer aquí 70 camiones de piedras, escombros y tierra!  El tamaño del lote es de 1000 metros exactos.  Lo nivelé muy bien, lo compacté y ahora unos cuantos carros a la vez pueden entrar al patio sin problemas.   Sólo una franja pequeña de pantano quedó en el límite del lote y cuando llueve mucho se llena y se hace un lago, y a veces llegan cocodrilos, pasando aquí su periodo de apareamiento.  Un día dos machos se pelearon por una hembra…todo un espectáculo!  El perdedor quedó muy resentido, se fue corriendo al mar y mordió ahí unos bañistas.  Aquí viven un montón de animales: garrobos, iguanas, mapaches, pizotes, monos.  En la madrugada lo despierta un coro de lapas rojas y a la cena lo acompañan los cánticos de ranas.  Pero no hay zancudos ni mosquitos, le doy mi palabra.  Se los comen unas flores carnívoras que planté alrededor de la casa.  El clima aquí es cálido todo el año, y las lluvias caen sólo en la noche por lo general.  ¡Es un rincón paradisiaco de verdad!  Tamara y yo vivimos muy felices aquí y estamos seguros que a los turistas también les gusta.  Pero alrededor hay muchos lugares de hospedaje: hay cabinas, hay hoteles grandes y pequeños, hay edificios altos y mansiones de lujo.  Para atraer turistas precisamente aquí, inventé traer a mi lote un barco;  lo encontré en Puntarenas, este barco tiene 80 años, hace tiempo se vino de Portugal.  Antes he visitado mucho el Mar Báltico y vi unos barcos como este, transformados en restaurantes.  Así que lo hice igual.  Es muy agradable cenar en la cubierta de un barco de madera de verdad, aunque en vez de velas, tiene un techo y en vez de olas moviéndose abajo, está puesto en la tierra firme.  Pero el timón es auténtico, también tiene una gran ancla y unos salvavidas.  El barco se ve bien desde la calle.  Pero no es suficiente.  En este gran árbol que crece en el centro del patio, quiero construir una casita para niños, con una escalera de caracol, para que cada niño que pase en el carro gritara: “Papá, mamá, quiero ir allá, a esta casita!”  Porque todavía nadie tiene algo como esto.


-  Entonces, ¿además de cabinas, también tiene el restaurante?
-  Sí, para nuestros huéspedes Tamara y yo cocinamos almuerzos y cenas por encargo.  En la carta siempre tenemos pescado muy fresco, mariscos, refrescos de frutas naturales.  Pero el restaurante no está abierto todos los días ya que no es rentable.  Tamara y yo tenemos experiencia en el negocio de comidas, antes en San José teníamos una soda “Mesa Rusa” y muchos de nuestros compatriotas nos visitaban en San Pedro.


-  En su vida usted trabajó en muchos oficios.  ¿Cuál es su profesión principal?
-  Cuando joven, me gradué del Instituto de Cultura Física de Belarús en la especialidad de medicina deportiva, trabajé mucho en el campo de gimnasia olímpica en la Escuela Superior de Maestría Deportiva en la ciudad de Grodno, estaba ahí juntos con Olga Korbut: ella se entrenaba y yo trabajaba como entrenador.  Después trabajé en la clínica curando deportistas traumatizados.  Hasta ahora no dejo mi profesión, me da de comer: cuando no hay huéspedes en las cabinas, hago masajes, ya que en alrededores viven muchas personas mayores adineradas que necesitan tratamientos y terapias físicas.  Hace poco construí un baño ruso tipo sauna con vapor, es mi orgullo especial; para los huéspedes hago procedimientos terapéuticos y masajes con aceites aromáticos y hierbas.  ¡Después de un baño como este se sienten como recién nacidos!  Gracias a mi trabajo en deporte logré acomodarme aquí, en Costa Rica.  Mi hermana Irina mucho antes de eso se casó con un costarricense y se vino a vivir aquí.  En el año 1990 llegué a visitarla y de una vez me ofrecieron empleo: entrenar la selección nacional de gimnasia olímpica.  Este ofrecimiento me pareció seductor y me quedé en el país.  Y ya después traje aquí a mi esposa Tamara y a mi  hija Olga.  Para asentarme en el lugar nuevo trabajaba hasta 12 horas diarias: dando clases de aeróbicos, enseñando personas adultas y niños.  Poco a poco logré comprar un carro y después una casa propia.  Pero después me aburrí trabajando por un salario y quise montar mi propia empresa.  Noté que en Costa Rica no está bien desarrollada la educación física para niños pequeños.  Y entonces inventé un gimnasio ambulante: en el año 2002 compré un bus, lo equipé con toda clase de aparatos de gimnasia y comencé a viajar de una escuela a la otra, ofrecer mis servicios.  Esta empresa tuvo un gran éxito, en medio año las ganancias cubrieron toda la inversión.  Los principales periódicos muchas veces escribían sobre este bus.  Pasé cuatro años viajando por las ciudades, atareándome con los chiquillos, pero después me convencieron abrir un restaurante y les hice caso… Fue inútil porque aquella experiencia resultó poco exitosa.


-  ¿Y cómo apareció la idea de hacer cabinas en la playa?
-  Nuestra vida en San José ya estaba bien arreglada, pero después nuestra hija Olga se casó y se fue al país de su esposo, Austria.  Entonces, ya nada nos retenía en la capital, y ambos decidimos comenzar una empresa nueva, mientras tuviésemos fuerzas.  Vendimos todo y compramos este terreno.  Comenzamos de cero otra vez, pero no me arrepiento.  No es la primera vez que comienzo desde cero.  Lo principal es no atemorizarse.  Los valientes mueven las montañas;  si quieres, puedes lograr muchas cosas.  Aquí todavía falta muchísimo trabajo, y tengo muchos planes.  Quiero construir encima del garaje un segundo piso, para arreglar ahí un apartamento para Tamara y mí, ya que en el tiempo de vacaciones, cuando hay muchos huéspedes en las cabinas, tenemos que dormir en la cala del barco… También por aquí apareció un ucraniano que seriamente está dispuesto comprar el terreno a la par del mío y unir los proyectos.  ¡Así que en el futuro, todo esto puede crecer muchas veces!  Pero nunca me olvido de la idea principal: en primer lugar siempre pongo la ecología y creación de un ambiente natural y relajante.  Todo lo que puedo trato de construir de madera.  Recojo maderas y troncos en la playa traídos por los ríos después de fuertes lluvias;  en mi lote crece bambú, y todo eso lo uso para diferentes construcciones.  Sobre el rancho, hice el techo de hojas de palmera, tomando el ejemplo de los artesanos locales, las hojas las corté de las palmeras en la playa.  Así que no me hacen falta materiales.  Otra cosa, hay que saber usar todo esto.  No es cualquier constructor, aún costarricense el que sabe cómo cortar bambú correctamente y cómo usar las hojas del cocotero, para que el techo no se pudra pronto y no se lo coman las termitas.  Pero yo lo encontré todo en Internet, aprendí y ahora sé que muy importante es respetar las fases de la luna, hay que cortar las plantas en la tercera fase menguante que  es cuando los troncos tienen menos humedad.

Por cierto, hablando de la luna, es mejor ir a la playa, admirar la luna llena ¡y llenarnos de energía!

Fuimos a la playa, pero no fue la luna la que nos dio energía, sino el mismo Vladimir.  Esta persona extraordinaria con una gran sonrisa, está llena de gran energía que regala generosamente a todos los que lo rodean.  Es un optimista tan incorregible que cualquiera se siente bien al relacionarse con él, por eso no lo dejan en paz sus clientes y huéspedes.  Por esta razón él, por supuesto, ¡siempre logrará todo lo que planea en la vida!
 
 

Комментариев нет:

Отправить комментарий