Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

вторник, 27 декабря 2011 г.

GAZETA # 40. Diciembre 2011. Artículo 4. Una familia teatral rusa ayuda a la juventud talentosa de Costa Rica



Dimitri Ordanski, Marta Rein y su hijo Arcadi vinieron a Costa Rica procedentes de Moscú hace 15 años y fundaron aquí su teatro “Balagan-Art”, el primer teatro profesional ruso en América Latina.  Nuestros compatriotas se enamoraron de sus espectáculos de títeres y drama al igual que los costarricenses y espectadores de otros países de América Latina, a donde ellos regularmente salen de giras.  Además, los artistas comenzaron a dedicarse a diversas actividades culturales y educativas y con este propósito crearon –junto con sus socios- la Fundación “Ciudades Hermanas”, y con la ayuda de esta organizan visitas oficiales de personajes públicos y relacionados con la cultura rusa, giras artísticas y conciertos de artistas de Rusia.  Su objetivo es activar la colaboración cultural entre Costa Rica y Rusia.  Hace poco Dimitri y Marta organizaron en San José el primer Festival Internacional de Talento Joven.  “Los jóvenes costarricenses, especialmente de barrios pobres, tienen muy pocas posibilidades de demostrar y desarrollar sus talentos.  Además, también invitamos al festival grupos del extranjero para enriquecernos mutualmente y elevar el nivel artístico de los costarricenses”

Esta familia –padre, madre y dos hijos– no necesitan presentaciones ante nuestros compatriotas.  El mes pasado Dimitri Ordanski y Marta Rein organizaron el primer Festival Internacional de Talento Joven en Costa Rica.  En entrevista para nuestro periódico contaron con todo detalle sobre su trabajo de preparación y realización del festival, de sus participantes, el programa y resultados así como también sobre sus planes artísticos, festivales futuros, las giras y espectáculos.

-  Marta, su vida profesional estaba bien encaminada, ¿por qué abandonaron  Moscú?
-  Fue en los tormentosos años 90, cuando en Rusia estalló una fuerte crisis y  creció el desempleo y el crimen.  Pero no nos vinimos por razones económicas sino por problemas políticos.  Teníamos todo en orden en el trabajo: en ese entonces trabajaba en el semanario “Gólos” y en la revista “Speed-Info” y también daba consultas de imagen y presentación para nuestros líderes políticos, tenía popularidad como compositora de teatro, y Dimitri trabajaba en el Teatro de Mayakovski y colaboraba con la empresa “Nikkolo M” dando clases a políticos de alto nivel, para que supieran cómo comportarse frente a las cámaras y  al público.  Pero al fin ocurrió que la política nos obligó a dejar la patria.

Elegimos precisamente Costa Rica ya que Dimitri había venido antes a participar en el Festival Internacional con la pieza musical “Salomé” y le gustó mucho este país;  después de esta visita hizo amigos tanto entre estudiantes costarricenses como en la Embajada de Costa Rica.  Y cuando nos tocó viajar urgentemente, los mismos empleados del consulado nos ofrecieron ayuda.


-  Sí, ¡es una historia emocionante!  ¿Y por qué en Costa Rica decidieron trabajar precisamente con títeres?
-  Los primeros años estábamos “sin idioma”, y por eso el teatro de títeres resultó una salida de situación: ya que los títeres pueden trabajar aún sin palabras.  Tanto Dimitri como yo a su tiempo hemos tenido experiencia con ellos.  La madre de Dimitri ha trabajado toda su vida en el Teatro de Obraztsov, y él, desde niño,  creció en el teatro de marionetas.  Y yo también tuve la oportunidad de trabajar en el famoso teatro de marionetas de Valeri Volkhovski cuando se instaló en Vorónezh.

Para dirigir un títere, la persona debe tener talento, igual que talento para canto, pintura o interpretación instrumental.  Si no lo tiene, el títere en sus manos no tendrá “vida”.  Y nuestro hijo Arcadi sí tiene ese talento.  Desde los 9 años trabaja con títeres. El periódico La Nación lo llamó el titiritero profesional más joven de Centroamérica,  ahora creció y se hizo un artista de verdad con mucha experiencia.   Y en nuestro último festival también demostró un talento de administrador.

-  Bueno, entonces, hablemos de lo que “hemos venido”.  ¿Hace tiempo se propusieron hacer el festival de talento joven?
-  Este festival es parte de un programa grande que estamos realizando bajo la égida de la Fundación “Ciudades Hermanas”.  Hemos trabajado directamente con el festival desde hace alrededor de un año y medio.  Era nuestra primera prueba y salió bastante bien, por dicha, aunque tenía más momentos de emergencia que situaciones normales, además los patrocinadores nos jugaron una mala pasada.  El festival se realizó prácticamente sin ningún apoyo de patrocinadores, únicamente el Deportivo Saprissa nos ayudó:  arreglando el hospedaje gratuito para los artistas rusos.  También el Hotel “Aurola Holiday Inn” nos concedió una sala para la ceremonia de cierre.  Los artistas de Moscú se hospedaron en el hotel “Bouganvilia” en Santo Domingo de Heredia, un poco lejos de San José, pero este hotel, que tiene un precioso jardín botánico, maravilló a los visitantes.  El apoyo principal para el festival lo otorgaron municipalidades de diferentes cantones de la provincia josefina, principalmente el Cantón Central, Tibás y Alajuelita, así como los cantones de Santa Ana, Mora, Coronado y Moravia.  Estamos muy agradecidos con la señora Presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla la que declaró a nuestro festival de “interés cultural a nivel nacional” y, por supuesto, no hubiéramos podido hacer nada sin el apoyo de la viceministra de asuntos de juventud doña Karina Bolaños y a su asistenta doña Ginnette Morales.  Le damos gracias especiales al Director Ejecutivo de la Federación Metropolitana de Municipalidades (FEMETROM) don Juan Antonio Vargas, con quien ahora estamos arrancando el gigantesco proyecto “Rescatando Talentos” – una acción que puede darle la mano de ayuda a todos los niños y jóvenes talentosos, sin importar su nivel económico.  Sin dejar al lado el alcalde de San José Ing. Johnny Araya quien ordenó prestarnos gratis un equipo de sonido y crear todas las condiciones necesarias para realizar la inauguración del festival: la parte oficial tuvo lugar en el Parque Central de San José; la policía cerró el tráfico en la Avenida Segunda y se mantuvo  custodiando todo el evento, ya que inauguramos nuestro Primer Festival con un desfile, carnaval y bandas.  Y como siempre, muchas gracias para la Casa de Cultura del Banco Popular José Figueres Ferrer, la que nos ha prestado su sala más de una vez, y esta vez fue precisamente allí donde hemos recibido a los visitantes de honor del Festival,  el grupo artístico del Colegio Galina Vishnevskaya.  La noche del festejo de nuestro Primer Festival fue calurosa e inolvidable, gracias a las canciones de nuestros visitantes y la cordialidad del Director de la Casa de Cultura don David Gutiérrez.  Y nuestro agradecimiento especial para el Embajador de Rusia en Costa Rica V.T. Kuraev quien nos apoyó tanto de palabra como de acción.


-  Cuéntenos un poco sobre los participantes: cuántos eran, en qué géneros salieron, qué condecoraciones recibieron ?
-   Este festival seguirá desarrollándose como evento internacional ya que su idea principal es el intercambio entre artistas jóvenes de diferentes países.  Mientras que esta primera vez trajimos sólo artistas de Moscú – como ya saben, fue un grupo de ópera y ballet de los finalistas del Colegio de Artes Musicales y Teatrales G. Vishnevskaya, profesionales jóvenes de altísimo nivel.  Había también unos cuantos participantes de origen venezolano y nicaragüense, pero actuaban junto con grupos costarricenses.  El viaje de los moscovitas lo pagó el Ministerio de Cultura de la Federación Rusa, con el cual nuestra Fundación logró entablar muy buenas relaciones, gracias a Dios.

La masa principal de participantes-concursantes costarricenses (ya que se había realizado un concurso entre grupos y artistas nacionales) contó con más de 800 personas, todos jóvenes por debajo de los 19 años de edad; entre ellos había grupos muy grandes: bandas, orquestas de vientos, una orquestra sinfónica, grupos de danza típica nacional, grupos de circo, etc  Había cuartetos, tríos, duetos de vocalistas, participantes solos.  Dos niñas, hermanas gemelas rusas, se dieron cuenta del festival por Internet y se apuntaron solas.  Un joven talentoso Bruno Fallas de Alajuela llegó al festival como participante de literatura, con sus poesías, y después, ya “por el camino”, se unió a un grupo de rock.  Obtuvo de una vez dos diplomas: por sus poesías y por su voz extraordinaria.  

Todos los días, del 19 hasta el 24 de noviembre, se realizaban conciertos desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la noche, el día 25 se tomaron las decisiones sobre las premiaciones y el 26 fue el concierto de cierre, de los ganadores.  Los participantes intervinieron en cinco nominaciones: canto, música, teatro, pintura, folklore y literatura.  En el jurado, siempre estábamos Dimitri,  yo y también un tercer miembro,  alguien de los profesionales costarricenses en tal o cual género de arte.  El nivel de interpretaciones fue muy variado ya que no hicimos la selección preliminar; el año entrante lo haremos sin falta y lo vamos a preparar ya desde el mes de enero.  Entre los músicos se destacó el cuarteto de San Carlos “Camerata de San Carlos”; el premio principal de pintura lo obtuvo Iermak Krutkó de 10 años; entre los cantantes, la mejor fue Alejandra Mata de San José; en bailes, “Balatri”, un grupo muy grande  ,55 personas,  y muy bien organizado de Moravia; ellos trabajan con niños a partir de 3 años de edad.  Entre los grupos de bailes típicos costarricenses, el ganador fue el grupo “Iríria”.  Los grupos de teatro fueron todos muy débiles, lamentablemente, y nadie ganó el primer lugar.  Pero todos los participantes obtuvieron certificaciones.  Los ganadores recibieron trofeos conmemorativos y 14 participantes,  diplomas especiales de honor.


Especialmente tenemos que contar sobre el grupo de circo “Circófilos”.  Casi todos sus participantes son niños y jóvenes de familias con problemas quienes se exhibían debajo de semáforos de San José haciendo malabares con pelotitas y manipulando antorchas de fuego.   Muchos de ellos consumían drogas, dormían en las calles.  Una joven muchacha llamada Jenny Fuertes los organizó y juntó formando el grupo de circo, comenzando  a dar presentaciones en diferentes fiestas privadas y públicas, ganando dinero y logrando popularidad, por lo que cambiaron su estilo nómada, saliendo  de esta vida peligrosa y poco sana, y todo gracias al arte.

Durante el festival se pensó que para el próximo año, habrá que aumentar la cantidad de nominaciones e  incluir la danza urbana (hip-hop, break dance, etc), el arte circense, el rock y tal vez algunos otros…  El fin principal del festival es el rescate de talentos.  A estos jóvenes hay que darles la oportunidad de desarrollarse y estudiar en otros países.  Holanda, Rusia, Israel y Francia expresaron su deseo de darles becas en centros de enseñanza de circo, música y otras carreras artísticas.


-  Usted mencionó que el festival se realizó con tropiezos. ¿Cuáles fueron?
-  Tropiezos es poco, disfrutamos verdaderamente de haber conocido tantos jóvenes talentosos, pero al mismo tiempo hemos pasado muchísimas situaciones de estrés.

Algunos probables patrocinadores nos dieron muchas promesas, pero después prefirieron esperar y ver si nos arreglábamos solos…  Hubo muchas situaciones de emergencia, principalmente con el grupo de Rusia: cuando estaban haciendo su presentación en Tibás a espacio abierto, de repente comenzó a llover a cántaros y el toldo que cubría la plazoleta fue más angosto que el escenario.  Los espectadores estaban tan emocionados que negaron abandonar el concierto y en vez de eso, levantaron sus sillas sobre las cabezas para protegerse así del agua.  Los muchachos seguían cantando y bailando, a pesar el frío y la humedad.  Todos se empaparon el escenario estaba resbaladizo y peligroso, pero gracias a Dios, nadie se accidentó.  Tuvieron que reducir el programa, pero como eran tan profesionales, a pesar del ambiente extremo, el público no notó nada, y sus aplausos se esforzaban con el ruido de la lluvia…  Ahora recibo mensajes de los jóvenes artistas por Internet, recordando cómo “bailaban en el agua”.  Toda la logística del festival se realizaba de nuestra casa que hace tiempo se convirtió en una oficina.  Cada noche había que trabajar con la computadora hasta muy tarde.  Fue una prueba muy dura, pero no nos damos por vencidos y estamos planeando el siguiente festival, con esperanzas que estará organizado mucho mejor.  Es natural que siempre sea difícil comenzar algo nuevo, especialmente a escala tan grande, pero algún día hay que comenzar.

-  ¿Y qué hacen ahora? Cuáles son sus planes, además del festival?
-  Ahora Dimitri participa en el ballet “Cascanueces” que por tradición siempre se presenta en la época navideña en el Teatro Nacional donde hace el papel del Concejal Herr Drosselmeyer.  Los espectáculos se realizan del 1 al 11 de diciembre.  Para este , el Director del “American Ballet Theatre II” Wes Chapman trajo un grupo de sus solistas de ballet.  

Además, seguimos trabajando activamente en nuestro teatro ruso “Balagan-Art”.  Este año Dimitri y Arcadi han ido a Rusia donde han participado en dos festivales internacionales: el de Obraztsov, difícil de  entrar ya que se celebraban dos aniversarios a la vez: el de los 80 años del Teatro como tal y el de los 110 años del nacimiento de Sergéi Vladímirovich Obraztsov, y  en el de Vorónezh, el festival “Teatro de Niños y Jóvenes, siglo 21”.  En los mismo, el teatro representó a Costa Rica;  para los rusos era muy exótico y para nosotros , agradable.  En Moscú, en el festival de Obraztsov, Dimitri dio conferencia sobre historia del teatro de títeres en Centroamérica, mostrando ilustraciones y  fotos de los primeros títeres de la época precolombina.

El año entrante nuestro teatro cumplirá 15 años y planeamos celebrar esa fecha al principio de enero con un espectáculo conmemorativo.  Vamos a participar, sin falta, en festivales internacionales donde nos invitan usualmente: en Rusia, Colombia y República Dominicana.

-  Ahora, que en Moscú ya no hay ninguna amenaza para ustedes, ¿no piensan en regresar a la patria?
-  Es cierto que en Moscú ya no hay obstáculos para nosotros, pero tampoco tenemos el  apartamento. Además de que hay que comenzar de nuevo una  carrera artística y hacerse un nombre desde cero, y  a nuestra edad, eso es imposible.  Creo que serviré más para el arte de Rusia al desarrollarlo fuera del país y abrir caminos para grupos artísticos rusos, en  los países tropicales. 

Комментариев нет:

Отправить комментарий