Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

среда, 11 апреля 2012 г.

GAZETA # 43. Marzo 2012. Artículo 3. MEMORIAS DE UN OBSERVADOR EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DEL 2012 EN COSTA RICA



Arturo Quirós Poluyan
 
Las elecciones del 2012 provocaron mucha agitación.  Apareció fuerte oposición, debido al incremento de la competencia política de nuestro pueblo.  Apareció la alternativa.  Yo tampoco quise mantenerme al margen y tomé parte, me presenté como observador del proceso de elecciones, de parte de la Liga de Electores, en Costa Rica.  Cabe notar que es el único país en América Latina donde estaban representantes imparciales para la observación.  Sin embargo, la geografía de la Liga me sorprendió con su escala.  En el periodo de preparación pude comunicarme con colegas de Australia, Canadá, los Estados Unidos, Europa, algunos países africanos y asiáticos.  Esto significa solo una cosa: nadie de nosotros quiere quedar indiferente ante el futuro de nuestra patria.

A las 7:40 a.m.,  hora local,  estoy en la puerta de la embajada donde se formó el colegio electoral # 5148.  Los empleados me reciben cordialmente y me muestran mi lugar de trabajo, desde donde se observa todo el proceso.  Después realizamos los procedimientos formales: anulamos las boletas de voto por correo y sellamos las urnas.  Dos miembros de la comisión se van -por petición- a Guanacaste con veinte cinco boletines.  A las 8:00 de acuerdo con la ley comenzamos el trabajo y se abren las puertas.  Los miembros de la comisión electoral me miran con desconfianza, se puede decir, con cuidado.  Es comprensible.  Recuerdo la comedia de Nikolai Gogol “Revisor”.  “Los invité, señores, para comunicarles una noticia sumamente desagradable: un revisor viene con nosotros” (N.V. Gogol, Revisor).  Pero todos los temores resultaron injustificados, no tuvimos nada en común con aquella obra de teatro.  Muy pronto nos hicimos amigos, encontramos muchos temas en común, y al final del día yo no quería irme ya que comprendí que, quien sabe cuándo podré de nuevo ver a estas personas maravillosas y devotas a su trabajo.

El primer elector no se hizo esperar, ya que a los veinte minutos entró una mujer, para realizar su deber cívico.  Todavía quedan nuestros ciudadanos responsables en tierra costarricense!  Y antes del medio día, cuarenta personas habían votado.  El Sr. Khlébnikov, amplio conocedor del asunto, recomienda a los compatriotas visitar la soda con platillos rusos.  Está surtida con el pescadito, caviar, panecillos, pelmenis y otros manjares.  “Es que fui a caminar un poco, creí que  se me pasaría el apetito, pero no, diablos, no se me pasó” (N.V. Gogol, Revisor).  Después de haber votado, los ciudadanos rusos tienen el gusto de agasajarse con comida casera y entre otras cosas conversando entre sí.  Mientras que nosotros, los chicos de la comisión, en los minutos libres conversamos sobre las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua, sobre la política interior de Rusia, sobre la historia y las perspectivas de nuestro país y otros temas actuales.  Vladímir Tíkhonovich Kuraev está de muy buen humor y hace muchas bromas.  Declara con modestia: “Sí, soy el presidente de la comisión, y a tiempo parcial, también soy un poco el embajador”.  El ambiente es de comodidad y calidez, los compatriotas llegan como a su casa, muchos ya se conocen, pero había algunos que llegaron por primera vez.  Por ejemplo, durante todo el día había unos quince turistas.  Era divertido observar que algunos de ellos traían sus propios lapiceros.  La cosa era, que después de las elecciones de diciembre, apareció un rumor infundado que en los colegios electorales se usaban lapiceros con tinta que desaparece.  Y en general, había mucha gente interesante.  Pude notar una gran diversidad de intereses de nuestros conciudadanos.  Tuve la oportunidad de conocer médicos, educadores, agentes de turismo, lingüistas, actores de teatro, también periodistas.  Para mí era un asombro súper agradable encontrar un veterano de la Gran Guerra Patria en un lugar tan lejano de nuestro país.  Todo el mundo estaba muy abierto y afable.  Decir verdad, comunicarme con nuestros compatriotas me dio mucho más placer que los momentos formales.  Tome nota para sí mismo que ser embajador, es una profesión muy interesante, ya que uno tiene la oportunidad de conocer una gran cantidad de destinos.


En horas de la tarde, cuando algunos de los empleados se van al comedor -donde no me dejan entrar- ( ¿si de repente husmeo la receta de los panecillos tan sabrosos con carne y repollo!?), por la televisión dan un comunicado directo de Moscú.  Vladímir Vladímirovich Pútin en compañía del Presidente Dimitri Medvédev sale a la Plaza de Maneje donde pronuncia el discurso de agradecimiento.  Por la mejilla del primer ministro corre una lágrima.  Como dirán sus representantes más tarde: era por causa del viento.  Sus partidarios sostendrán que la confianza que le otorgó el pueblo tocó el corazón de Pútin.  Y la oposición dirá que es la culminación de la loquera de nuestro país.  De cualquier modo, los resultados de las votaciones ya se están aclarando.  ¿Estará nuestro porcentaje de acuerdo con la estadística general?  Muy pronto lo sabremos.  El día está pasando con alegría, con mucho humor.  Los presentes reciben con aplausos una frase que por casualidad pronunció Khlébnikov, que suena muy cómica al sacarla de contexto: “Lamentablemente, el ocho de marzo es una celebración”.  Así, con bromas, pero cumpliendo con el trabajo diligentemente, llegamos al fin del día de votaciones.  A las ocho de la noche cerramos.  Comparado con las votaciones anteriores, el cuatro de marzo tuvimos un lleno.  Ciento veinte y dos personas votaron y así cumplieron honestamente con sus obligaciones civiles.  Por comparación, en diciembre había una tercera parte menos de nuestra gente.  Apenas se cerraron las puertas de nuestro colegio, y a la luz de las fotocámaras se abren las urnas.  Conteo de votos.  Conteo repetido.  Los resultados se escriben en el acta.  En suma:  Zhirinovski – 1;  Ziugánov – 12; Mirónov – 14; Prókhorov – 28;  Pútin – 64;  3 boletas dañadas.  Como ven, aquí tenemos un cuadro totalmente diferente que en el Comité Central Electoral, sin contar el vencedor.  En Costa Rica, los votos, como parece, los repartieron en el orden alfabético.  Es sensible que el pobre de Vladímir Vólfovich consiguió solo un voto.  En total, las elecciones se llevaron a cabo sin incidentes.  Muchas gracias a todos por la participación en la vida de nuestra patria.


Комментариев нет:

Отправить комментарий