Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

среда, 11 апреля 2012 г.

GAZETA # 43. Marzo 2012. Artículo 6. UNA RESEÑA HISTÓRICA DE RELACIONES DIPLOMÁTICAS ENTRE COSTA RICA Y RUSIA (1-a parte)


Antonio Vargas Campos

Este año se cumplen 140 años del inicio de las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y Rusia. De acuerdo con la documentación existente en los archivos costarricenses, los primeros contactos diplomáticos con el Estado Zarista se iniciaron durante el primer gobierno del general Tomás Guardia Gutiérrez. En mayo de 1872 mediante una carta-circular autógrafa este presidente le comunicó al Zar Alejandro II su ascenso a la Primera Magistratura de Costa Rica. A partir de ese año los gobernantes costarricenses mantendrán con el Imperio Zarista una correspondencia de tipo protocolaria, que durará hasta inicios del siglo XX. Fueron relaciones amistosas y cordiales entre ambos gobiernos.

Esta vinculación, aunque tenue, permitió que a partir de 1912 Costa Rica contara con un Consulado General en San Petersburgo. La creación de la plaza de Cónsul General con residencia en esa ciudad, obedeció a consideraciones de tipo comercial, por iniciativa de Moriz Borisovich Bernshtein, comerciante afiliado a la Primera Guilda.

A inicios de 1917 Costa Rica reconoció al gobierno provisional ruso, pero no emitió opinión alguna en relación con el régimen bolchevique establecido a finales de ese año. El alejamiento diplomático de Costa Rica se nota a partir de 1920, cuando el entonces presidente Julio Acosta García declinó enviar al gobierno soviético la carta autógrafa comunicando su ascenso a la presidencia de la República. En relación con M. B. Bernshtein su nombre seguía siendo incluido en algunos documentos oficiales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica. Esto llama la atención porque Costa Rica no mantenía relaciones oficiales con el gobierno soviético.

A partir de 1924 dio inicio un amplio reconocimiento “de jure” del Estado soviético. Este cambio de actitud obedeció a los siguientes factores de carácter internacional e interno: la derrota de los principales grupos antisoviéticos, las distintas medidas adoptadas para restablecerse de los desastres de la guerra, el fracaso de la intervención militar extranjera, la presión ejercida por una campaña de simpatía y solidaridad surgida a nivel internacional a favor de la URSS y la habilidad con que la nueva diplomacia soviética logró maniobrar con los intereses de cada uno de los países involucrados.

Al igual que en el resto del mundo, en Costa Rica las opiniones se dividieron: unos apoyaban al nuevo Estado y otros se dedicaron a atacarlo. Aparte de los grupos de obreros e intelectuales organizados, hubo personalidades como el general Jorge Volio Jiménez, quien desde el Congreso en 1928, abogó por el establecimiento de relaciones diplomáticas con los soviéticos. Debido al clima antibolchevique entre amplios sectores de la población y a la posición política-ideológica de los gobernantes costarricenses la propuesta no es tomada en cuenta.

En los años treinta, el interés soviético por ampliar sus relaciones económicas repercutió en Costa Rica. Ejemplo de esto fue una oferta hecha en marzo de 1932, por intermedio de Yuzhamtorg, oficina comercial  de la URSS con sede en Montevideo, Uruguay. La propuesta soviética consistió en un proyecto para intercambiar productos agrícolas costarricenses por petróleo. La prensa costarricense de ese entonces consideró aceptable esa propuesta de intercambio comercial, debido a que se consideraba que repercutiría positivamente en la economía nacional. No obstante, lo que llegó a concretarse y de forma pasajera en esos años fue una importación de fósforos de fabricación soviética.

Si bien en los círculos oficiales se nota una decisión de no dar acciones concretas que condujesen al establecimiento de relaciones con la URSS, a nivel de las organizaciones populares y en un sector importante de la opinión pública costarricenses se inicia un movimiento tendiente a presionar para que se establecieran relaciones diplomáticas. El eje del movimiento que exigía el reconocimiento político-diplomático de la URSS lo encarnó el “Comité de Amigos de la Unión Soviética”, apoyado activamente por el Partido Vanguardia Popular (de orientación comunista). En julio de 1943 este Comité se constituyó de manera oficial. Entre los principales objetivos estaban la divulgación radial y escrita sobre la realidad soviética con miras al apoyo del establecimiento de relaciones diplomáticas con la URSS y tratar de contrarrestar la propaganda anticomunista y antisoviética en Costa Rica.

La cuestión del reconocimiento diplomático preocupó seriamente al gobierno costarricense, el cual optó por consultar a las cancillerías de Centroamérica acerca de la política a seguir para tratar de tomar una decisión conjunta. Esta iniciativa no fructificó, por cuanto el resto de los gobiernos del área no aceptaron seguir una línea conjunta.

Gracias al apoyo popular, a la actividad del citado “Comité de Amigos” y a la imagen de la URSS que se ve fortalecida luego de la disolución del “Comintern”, el presidente Teodoro Picado Michalski, siguiendo por el camino trazado por el expresidente Rafael A. Calderón Guardia, decidió en abril de 1944 iniciar negociaciones en México para establecer relaciones diplomáticas con la Unión Soviética. El 8 de mayo de ese año mediante intercambio de notas oficiales entre el embajador costarricense Carlos Jinesta Muñoz y el embajador soviético Konstantin Oumansky, ambos Estados declararon estar de acuerdo en establecer relaciones diplomáticas y consulares normales y en designar los respectivos Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios.

La atención de los asuntos oficiales de Costa Rica en la URSS se le confió al Embajador mexicano en Moscú Luis Quintanilla del Valle y los asuntos soviéticos en Costa Rica a Konstantin Oumansky. El 25 de enero de 1945, este diplomático, junto con otros que le acompañaban en su primer viaje oficial a Costa Rica perecieron en un trágico accidente aéreo, recién elevando el vuelo. Sobre las causas hay diferentes hipótesis.

(Sigue en la próxima edición)

Комментариев нет:

Отправить комментарий