Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

воскресенье, 28 октября 2012 г.

GAZETA # 50. Octubre 2012. Artículo 2. ¿LOS CAMINOS DE RUSIA SON INESCRUTABLES?



Rusia últimamente está viviendo tiempos difíciles.  La situación más dura la tienen que sobrellevar los 34 millones de personas que oficialmente viven por debajo de la línea de pobreza.  En 27 regiones del país, el ingreso promedio mensual no llega al mínimo de vida.  El componente principal de los pobres en Rusia son los ciudadanos aptos para el trabajo, inclusive trabajadores laborando (empleados estatales, profesionales intelectuales).  http://dip-ref.ru/kursovye/2363.htm  Pero hasta los ciudadanos rusos acomodados materialmente no están contentos; su poca satisfacción se explica con la ausencia de libertades democráticas en el país, del mercado libre, la competencia, elecciones imparciales.  No cesa el flujo de migrantes que salen de Rusia a otros países.  Se crea la impresión de que sólo aquellos que se quedan a vivir en el país, son los que no son capaces de moverse a ningún lado.  Con cada día hay menos optimistas.  ¿Qué podemos hacer?  ¿Acaso Rusia ya no puede tener esperanza para nada?



Durante muchas décadas estos problemas eternos se estaban tratando de resolver en discusiones acaloradas… en la cocina.  Ya que los rusos no podían (ni tampoco pueden ahora) expresar sus opiniones libremente.  ¿Qué piensan de este tema los grandes pensadores?  El escritor Vladímir Voinovich, quien desde el año 1980 y hasta el 1992 estaba exiliado fuera del  país debido a sus obras literarias muy verídicas,  de nuevo vive en Rusia.  En su entrevista para el periódico “Argumenty y Facty” aludió los acontecimientos históricos importantes con el fin de analizar el comportamiento de masas populares.  “El partido bolchevique -con Lenin a la cabeza- usurpó  el poder estableciendo un terror tan fuerte que hasta la crítica más débil se castigaba con gran crueldad, inclusive con la pena de muerte”, y recuerda.: “En estas condiciones la gente inteligente que no estaba callada, fue eliminada.  Y los demás callaron, ya que el terror fue tan masivo que la resistencia fue inútil.  Por supuesto, un terror como ese, sólo se puede establecer con la condición de que las grandes masas de población den su consentimiento silencioso.  Un poder como ese sólo puede existir en el país donde el pueblo es muy sumiso.  ¡No es bruto, sino sumiso!  La sumisión ya se hizo costumbre de nosotros”.

¿Cómo estaba construyendo “el futuro luminoso” en la Unión Soviética?  La respuesta es: sobre los cadáveres de muchísima gente.  No obstante, Voinovich tiene esperanza que en Rusia “algún día los realistas lleguen al poder”.  “Los románticos son peores que los cínicos – asegura. – ya que los bolcheviques eran románticos.  Por causa de una luminosa idea imaginaria, mataron millones de personas porque pensaban: matamos a estos, después a aquellos y otros, ¡y en cambio para todos los demás llegará el comunismo!  Las palabras “el demócrata” y “la democracia” se hicieron injuriosas para nosotros.  Es que nuestra gente sencillamente no puede comprender que la libertad y democracia son condiciones absolutamente necesarias para una existencia normal.  Pero en nuestra política, ahora están reinando aquellos que yo considero cínicos”.

“Sólo aquel poder que existe bajo la atención fija de los críticos, puede gobernar el país normalmente, - considera el escritor. –A nuestro poder lo están criticando mucho, pero no reacciona a esta crítica.  Es un defecto, grande y nocivo, hace daño a todo el país.  En un país normal, tiene que existir la oposición fuerte, y el poder no la oprime sino le hace competencia.  Pero en nuestro país, la oposición se considera enemiga con la que hay que luchar”.
En los años 80s, al abandonar la URSS, Voinovich dijo que la Unión Soviética se asemeja a una persona gravemente enferma, con cáncer avanzado en cuarta fase.  Es decir, el paciente es incurable.  Al hablar de la situación presente, expresó que “nuestro enfermo de hoy todavía tiene cáncer en segunda fase.  O sea, todavía existe chance para el tratamiento.  Pero cada día es menos.  Y si no curamos la Rusia de hoy, morirá igual como falleció la Unión Soviética”.  http://www.aif.ru/culture/article/55416

A su vez, Vyacheslav Ivanov, destacado científico lingüista, suena más optimista.  Es verdad que en los últimos años no vive en Rusia ya que trabaja en la Universidad de California.  Sin embargo sigue con atención todos los acontecimientos en su patria, ama Rusia y sufre por sus destinos.  En charla con el editor en jefe de la revista “El Continente” Igor Vinogradov, dijo: “puedo decir de Rusia, que estará muy bien”.  Basa esta opinión suya en el hecho de que los jóvenes rusos tienen excelente educación, el potencial intelectual del pueblo ruso es muy alto, y especialmente en las ciencias de computación que son los del futuro.  Hay que estimular el desarrollo de ciencias, apoyar a los inventores, ayudarles a realizar en la práctica sus descubrimientos - cree él.  El científico aboga por el mayor financiamiento a las  universidades y de la renovación tecnológica en el país.  “Es que en Rusia, todo el tiempo se hacen descubrimientos y siempre hay mucha gente talentosa, pero no la valoramos y no desarrollamos sus descubrimientos – lamenta V. Ivanov. - ¿Es poca perspicacia? O poca inteligencia? Creo que es el deseo de muchas personas que ya están bien acomodadas, seguir viviendo cómodamente.  Abrirse el paso a través del sistema burocrático heredado de la Unión Soviética, es sumamente difícil.  En este sentido, nuestra sociedad sigue siendo una sociedad sin libre competencia”.

No sólo ciencias exactas, sino también hay que desarrollar las humanitarias y las artes, ya que eso “desarrolla nuestro sentido estético”.  “Y si no desarrollamos el sentido estético, entonces… en nuestro país crecerá fuertemente la drogadicción.  Son cosas directamente relacionadas” – explica V. Ivanov.  También aconseja utilizar completamente “un instrumento tan poderoso para unificar, educar la sociedad y propagar los conocimientos” como la televisión y otros medios de comunicación.  “Si fuera yo, colocaría en las primeras páginas de periódicos una especie de conjuro, precisamente – le recordaría a la sociedad constantemente que somos un país que posee un potencial intelectual altísimo y que lo tenemos que realizar en el transcurso de años que vienen.  Estoy seguro que la magia de estos conjuros es muy necesaria.  Es necesario, aunque se lo puede llamar manipulación, pero sólo en sentido convencional.  Ya que es verdad, y una verdad inspiradora, y el pueblo no puede vivir sin la inspiración.  El pueblo ruso, mucho menos”.

Igor Vinogradov,  editor en jefe de la revista “El Continente”, que está conversando con él en este caso, se expresa de manera más categórica.  “Con qué mecanismos podemos contar para realizar estas potencias? Cuáles son las fuerzas que sean capaces de ponerlas a actuar y obligarlas a transformarse en la realidad? – pregunta.  No cree en absoluto en la buena voluntad de los círculos del poder, los cuales, según su definición, todos son “unos bandidos y gánsteres”.  Pero lo que es aún más triste, “por el momento, no podemos contar tampoco con el movimiento desde abajo, ya que nuestro drama está en la situación de que no tenemos sociedad civil y la masa principal de la población en nuestro país ni imagina qué es eso.  La historia se preocupó muy bien para que a los rusos no se le inculquen ningunos hábitos de conducta civil, para que no tengan ninguna o casi ninguna experiencia de la democracia”.  Los dos pensadores llegan a la conclusión de que la única esperanza es con la élite.  “Creo que en Rusia de hoy, podemos contar con la élite nacional orientada y responsable ya que, en realidad, sólo ésta en nuestras condiciones puede comenzar a formar la vital sociedad civil, capaz de tomar en sus manos el destino del país.  Pero para que la gente intelectual pueda cumplir con este rol, debemos superar muchas cosas en nosotros mismos.  Nunca hemos aprendido a buscar la unión, la solidaridad, el apoyo mutuo, que no sea para enfrentar un evidente enemigo en común, sino para enfrentar los problemas de todos”.

Pero, ¿dónde encontramos esta élite?  “La necesitamos y por eso tenemos que producirla – propone V. Ivanov. - ¡Es que nuestro país es tan grande!  Y en las provincias rusas tampoco todo es tan desesperante.  Así fue en antigüedad.  ¿Se acuerdan de Minin y Pozharski? Los salvadores de Rusia, también salieron de la provincia.  Así que si hacemos un llamado, esperemos que Rusia no se quede callada”.  Pero con sólo eso, no es suficiente.  “Necesitamos personas que sean capaces de ser líderes” – asegura Ivanov.

“Pero, para eso antes que nada necesitamos tener muy buena imagen de nuestro país – de nuevo objeta I. Vinogradov. - ¿Conoce usted algunas serias investigaciones sociológicas que nos diesen la noción, cómo está compuesta nuestra sociedad, cuáles son sus estratos, cuáles son sus valores, comportamiento normal, costumbres, etc. típicos, digamos, para los jóvenes de diferentes grupos de edad, también dependiendo de su nivel educacional y el lugar de su residencia, sea en una ciudad grande, un pueblo o en el campo, etc.? Ya que es uno de nuestros problemas más serios, entender ¡en qué mundo vivimos!  Es que en realidad, vivimos sin sentir el país bajo los pies… ¿Y cómo podemos convencer en algo una sociedad que no conocemos, ofrecerle unos ideales, llamarla hacia dónde?”  http://magazines.russ.ru/continent/2000/106/iva.html

Комментариев нет:

Отправить комментарий