Газета русской общины в Коста-Рике - Periódico de la comunidad rusa en Costa Rica

На этих страницах вы можете почитать много интересных и познавательных статей об этой замечательной маленькой стране - Коста-Рике - и о жизни здесь наших людей.

En estas páginas ustedes pueden leer muchos interesantes artículos sobre la gente rusa en Costa Rica y las noticias de Rusia.

воскресенье, 28 октября 2012 г.

GAZETA # 50. Octubre 2012. Artículo 3. PERSONAJE DEL MES. Luis Vargas. Desde el punto de vista de un profesional



Luis Gerardo Vargas se graduó del Instituto Industrial de Zaporozhie (Ucrania) como ingeniero civil y trabajó en esta profesión por más de 25 años.  Asegura que la construcción de vivienda e industrial en Costa Rica es bastante buena.  “La naturaleza misma comprobó que la calidad de construcción aquí es buena; los terremotos hacen estragos en muchos países, pero en Costa Rica después del terremoto del 5 se septiembre, las destrucciones fueron mínimas”.  Entonces, ¿por qué los caminos y puentes aquí provocan tanta desgracia? “Mi opinión es, que todo el problema está en la inspección.  Si establecer un buen control, se puede elevar la calidad de construcción considerablemente”.

Entre los personajes de nuestro periódico, muchas veces se encuentran viejos amigos.  Pero esta vez, el interés por el tema de construcción nos llevó a una persona totalmente desconocida.  En Costa Rica, muchos ingenieros guardan con orgullo en su casa los títulos de universidades rusas o ucranianas, pero no todos se atreven hablar sinceramente sobre los problemas y defectos de construcción en Costa Rica.

-  Luis, me lo recomendaron como un ingeniero con gran experiencia en el campo de construcción.  ¿Cómo evalúa la calidad de construcción en Costa Rica?

-  Lo que trata de la construcción de vivienda o industrial, creo que la calidad es buena.  Y ya está comprobado: en Costa Rica, después del terremoto del 5 de septiembre de 7,6 puntos,  las destrucciones fueron mínimas.  Aquí el código sísmico se sigue estrictamente, en la estructura del edificio sin falta se coloca gran cantidad de varillas de acero.  Por supuesto, esto encarece la construcción, pero considerablemente aumenta su resistencia.  Las paredes se agrietan, a veces se separan, pero no se caen por completo.  De todas las casas que sufrieron daño con el terremoto, una casa que se desmoronó por completo, resultó que se había construido sin una sola varilla de acero, pero era sólo un caso aislado, más bien una excepción, y las infracciones de ese tipo aquí son penalizadas.

-  ¿Y cómo es la situación con la construcción de caminos?  Por qué los medios costarricenses cada día critican los ingenieros por terribles caminos y puentes? Las carreteras calculadas para 20 años, se destruyen después de cinco.  Los puentes se caen, en los caminos se forman unos huecos gigantescos, los taludes se derrumben…  Evidentemente, en Costa Rica hacen falta buenos ingenieros.  ¡Mejor sería invitar profesionales de Rusia!

-  Es cierto que pocos jóvenes se matriculan en carreras de ingeniería por temor a las matemáticas.  Esta materia es uno de los puntos débiles en nuestro sistema de educación.  Hay que incentivar en los niños el amor por matemáticas, ¡es una de las ciencias más maravillosas!  Pero creo que tenemos suficientes ingenieros y arquitectos: según el número ordinal del carnet que les entrega el Colegio de Ingenieros, su cantidad ya superó los 20 mil.  En mi opinión, es más que suficiente para un país tan pequeño como Costa Rica.  Pero si hablar de la calidad de su trabajo, tenemos que admitir que es bastante pobre.  Es verdad que en la construcción de caminos – lo que dirige el Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) – las contravenciones son frecuentes.

-  La gente forma la impresión de que una buena parte de los dineros que se asignan para la construcción de caminos, sencillamente desaparecen “por debajo de mano”.

-  Bueno, la televisión exacerba la situación, pero “sin ser atrapado, no es un ladrón”, por eso no podemos culpar a nadie sin tener antes pruebas evidentes para eso.  Es verdad que los salarios en el MOPT son bastante bajos y eso los hace a los empleados más susceptibles para la corrupción.  Sin embargo, y es mi propia opinión, el financiamiento no es el problema principal.  De los tres elementos esenciales que forman el proceso de construcción -el financiamiento, la construcción como tal y la inspección- lo que sufre más es el tercero, precisamente, el control de calidad.  Sin un control bien enfocado, nunca podremos lograr la ejecución adecuada de los trabajos.

-  Muchos de nuestros compatriotas que decidieron emprender la construcción de su propia casa, después se arrepintieron: los obreros de aquí, como dicen, “tienen las dos manos izquierdas”.

-  Eso precisamente comprueba mi idea.  Es que la construcción es un trabajo muy pesado.  Es natural que los obreros por lo general sean personas de bajo nivel de educación y principalmente inmigrantes.  La gran mayoría no son operarios calificados por lo que uno tiene que dirigirlos muy de cerca.  Es la obligación del maestro de obras y el ingeniero.  Si el ingeniero nunca se presenta en la construcción y sólo se reduce a la firma de los papeles, quiere decir que es un chapucero y no cumple con sus obligaciones directas. 

La inspección debe de realizarse no sólo en el proceso constructivo para terminar el trabajo, sino periódicamente, durante todo el lapso de la vida útil del objeto, pero se cumple mal.  De aquí son las frecuentes desgracias como aquella que ocurrió en junio en la Pista de General Cañas, cuando se taqueó la alcantarilla, las aguas llovidas lavaron el terraplén, y en el camino se formó un gigantesca fosa.  O como la tragedia en el Río Tárcoles cuando en 2009 se cayó el puente de hamaca cuando el bus lleno de pasajeros pasaba por el mismo y seis personas murieron.  Después de que pasen estas cosas el ministerio toma en cuenta las recomendaciones realizadas previamente.  Pero deberían de hacerlo antes de que sucedan las destrucciones.  Lo que pasa, es que el MOPT en los últimos 20 años fue debilitado considerablemente.  Por causa de bajos salarios en el sistema estatal de construcción, los buenos ingenieros no van a trabajar allí.  Pero, si organizar la inspección y el control de manera adecuada, se podrá elevar la calidad de la construcción y muchos problemas de la construcción de caminos se van a resolver.  Es verdad que sólo el deseo de nuestros políticos puede cambiar la situación.

 -  Luis, ¿usted cree que los ingenieros que recibieron la educación en la URSS trabajan mejor que los profesionales graduados aquí?  Es que entre los empleados del MOPT hay muchos egresados nuestros.

-  Estudié en el Instituto Industrial de Zaporozhie desde el año 1980 hasta el 1985, y nuestro programa fue muy completo: nos dieron no sólo ciencias meramente de ingeniería como matemática y física, sino también topografía, arquitectura, economía, diferentes tecnologías, electromecánica, hidráulica y otras.  Por eso hemos recibido educación muy multifacética y profunda.  Pero la calidad de trabajo, depende de cada una persona, es cuestión de conciencia.


-  He escuchado que la materia más difícil para todos los ingenieros es el famoso “sopromat”.  ¿En Costa Rica también lo estudian?

-  Por supuesto, el “sopromat” –resistencia de materiales– es la materia vital, muy importante, y uno tiene que aprenderla sin falta.  En nuestro instituto decían: “Pasas el sopromat y puedes casarte”.  Aquí también lo estudian.  Fui invitado varias veces a formar parte de algunas comisiones de tesis de graduación en  la Universidad de Costa Rica.  Y presté atención de que aquí en universidades usan algunos  textos de autores rusos, precisamente en el curso de resistencia de materiales.  Pero el programa de preparación de ingenieros en Costa Rica es más reducido, aquí por lo general se concentran en la estructura, dejando por fuera los aspectos de efectividad económica.

-  Luis, al regresar a la patria ¿era difícil de acostumbrarse de nuevo a la vida en Costa Rica? Cómo se formó su carrera profesional?

-  Cuando regresas después de estar 6 años en Europa, soportas un golpe de cambio muy fuerte.  Ya ves Costa Rica con otros ojos, la escala aquí es muy diferente, los edificios son pequeños, las calles son angostas.  Al principio tratas de conservar el mismo ritmo, caminar rápido por las calles, pero poco a poco el sistema te absorbe y te vuelves más lento.  No tuve que estar sin trabajo, gracias a Dios.  Durante los primeros siete años trabajé para el Ministerio de Salud, por la línea de la UNICEF – me ocupaba de mejoramiento en los sistemas de acueductos y alcantarillados para la protección de salud de la infancia.  Pero después renuncié y formé mi propia empresa “Construcciones y Proyectos”, ahora por lo general me ocupo de construcción de casas de vivienda, también salas de gimnasia y bodegas industriales.  Mis cosas marchan muy bien, aunque después de que ha comenzado la crisis en los Estados Unidos, aquí la construcción de vivienda también se bajó considerablemente y todavía no se ha activado.  También últimamente trabajo en la Universidad Nacional como perito, hago valoraciones y doy recomendaciones acerca el mantenimiento de diferentes edificios.  El año pasado nuestro Colegio de Ingenieros organizó la celebración del 25° aniversario del ejercicio profesional, es que un gran grupo de colegas ha concluido su educación precisamente en estos años.  De todos los egresados de la Unión Soviética, la parte principal trabaja con buen éxito y vive muy bien.  Nuestros ingenieros son capaces de crear construcciones de muy alta calidad, a la altura de países desarrollados.  Lo único que es necesario para eso, es un poco de deseo, un enfoque responsable y un buen control estatal.

-  Luis, fue un placer de haberlo conocido, y muchas gracias por la entrevista.  Con esto, usted ahora entra en el grupo distinguido de los “personajes del mes” de nuestro periódico.  Por eso lo invitamos a nuestra actividad del 5° aniversario del periódico.

-  Muchas gracias, trataré de llegar.



  


Комментариев нет:

Отправить комментарий